73.2 Astronomía de Bitcoin [Dhruv Bansal] {P.III}

Lecturas de Bitcoin
Lecturas de Bitcoin
73.2 Astronomía de Bitcoin [Dhruv Bansal] {P.III}
/

Una Futura Historia del Primer Contacto entre Cadenas de Bloques Humanas y Alienígenas.

NOTA: Esta es la parte dos del audio.

Esta es la Parte III de una serie de especulaciones sobre el futuro hiperbitcoinizado. En la Parte I, definimos la Primera Ley de la Astronomía de Bitcoin y describimos cómo conduce a nuevas cadenas de bloques a medida que la humanidad se expande a través del sistema solar. En la Parte II, describimos una Segunda Ley que conduce a cadenas de bloques anidadas del tamaño de los sistemas solares y más allá, que procesan vastas cantidades de energía en escalas de tiempo cósmicas.

Aunque hablamos sobre las colonias interestelares y las cadenas de bloques, en las Partes I y II centramos nuestra atención en nuestro sistema solar y especie. En esta parte, ampliamos nuestra perspectiva para incluir toda la galaxia y las otras especies y civilizaciones que ya pueden llamarla hogar.

Comenzamos con una advertencia sobre los peligros de generalizar sobre otras civilizaciones cuando solo tenemos a nuestra propia civilización como ejemplo. Sin embargo, seguiremos adelante independientemente y especularemos que los extraterrestres, suponiendo que existan, es probable que desarrollen sus propias cadenas de bloques. Nuestra galaxia puede estar llena de civilizaciones extraterrestres llenas de tecnología, comunicaciones y de prueba de trabajo.

¿Qué sucederá cuando detectemos sus encabezados de bloque?

El Espejo de la Universalidad

Quizás la parte más valiosa de [estas] extraordinarias [especulaciones] va a ser el espejo con el que nos confrontamos oblicuamente… mientras tratamos de responder la pregunta “¿Cómo es el futuro?”

PHILIP MORRISON, PROF. DE FÍSICA, MIT (Fuente)

Nuestras especulaciones sobre la vida extraterrestre siempre están sesgadas por nuestra comprensión de nosotros mismos. El dicho de la NASA para encontrar vida en nuestro sistema solar –Seguir el agua– asume que la vida en otros lugares requiere agua líquida porque toda la vida en la Tierra la necesita.

De manera similar, nuestras especulaciones sobre civilizaciones extraterrestres están sesgadas por nuestra propia cultura, tecnología e historia. La Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre (SETI) asume que los extraterrestres nos hablan porque a nosotros mismos nos gusta que nos escuchen. SETI escucha señales de radio de banda estrecha porque así es como nos comunicamos aquí en la Tierra.

No podemos escapar de nuestros prejuicios, pero podemos moderarlos con el conocimiento de que la vida y las civilizaciones extraterrestres, si existieran, deben operar según las reglas compartidas de nuestro universo común. Si nuestras especulaciones pretenden evitar el antropomorfismo, debemos identificar universales, que son propiedades que probablemente caractericen la vida y la civilización en cualquier lugar donde ocurran.

Desafortunadamente, nuestro tamaño de muestra de una biosfera con una civilización (¿joven?) hace que sea difícil definir tales universales. Aunque toda la vida en la Tierra comparte la misma bioquímica basada en agua líquida, esto no es garantía de que la vida en otros lugares deba hacerlo. Y aunque las ondas de radio son una tecnología natural para la comunicación interestelar, es posible que la nuestra sea la única civilización que las use. La gran escala del universo y la tremenda variación que contiene significan potencialmente que no hay universales que caractericen la vida y la civilización.

Podemos estar completamente solos en el universo, una casualidad estadística temporal en la producción de entropía que no necesita explicación ni propósito. O quizás el universo está lleno de vida que es incomprensible para nuestra física y biología; seres que no podemos captar experimentando realidades que no podemos concebir.

“Cuando te miras en el espejo, no ves a ET, sino reflejos de ti mismo posados universalmente”. — John Updike, SETI. [Fuente]

Especular sobre las propiedades universales de la vida y la civilización es, por lo tanto, una especie de espejo que sostenemos para nosotros mismos y nuestra propia civilización. El reflejo que vemos puede enseñarnos más sobre nosotros mismos que sobre los extraterrestres.

La Vida es Común

Pero eso no significa que no tengamos una base objetiva desde la cual comenzar nuestras especulaciones.

El registro fósil confirma que la vida simple comenzó en la Tierra casi inmediatamente después de que nuestro planeta se enfriara. O la vida puede evolucionar rápidamente a partir de la materia o la vida ya existía, esperando surgir. La vida en la Tierra también sobrevivió a varias extinciones masivas debido a procesos geológicos, biorretroalimentación e impactos de asteroides. Esto significa que la vida es resistente; donde las condiciones son adecuadas, persiste.

Los astro biólogos creen cada vez más que las condiciones con frecuencia son adecuadas para la vida. El hidrógeno, el oxígeno, el carbono y las moléculas que sustentan la vida que forman son las sustancias más comunes en el universo y sabemos que, solo en nuestra galaxia, hay millones, potencialmente miles de millones, de planetas rocosos como la Tierra que orbitan estrellas como nuestro Sol.

La vida simple soluble en agua a base de carbono es probablemente común en nuestra galaxia. Si consideramos la posibilidad de otros tipos de vida más exóticos, entonces la vida debería ser más común.

La vida simple como la que se encuentra en este sistema hidrotermal en Dallol, Etiopía, es probablemente común en toda la galaxia. [Fuente]

Dado que la vida es un proceso activo, altera su entorno, creando firmas químicas cuyos espectros se pueden ver a años luz de distancia. La atmósfera rica en oxígeno de la Tierra, mantenida por la fotosíntesis, ha sido visible en toda la galaxia durante miles de millones de años. Estamos a punto de lanzar telescopios capaces de medir los espectros de planetas con biosferas similares a la Tierra orbitando estrellas lejanas. Si la vida simple es común en la galaxia, veremos evidencia dentro de una década.

La Paradoja de Fermi

Un triste espectáculo. Si estuvieran habitadas, ¡qué campo para la miseria y la locura! Si no están habitadas, qué desperdicio de espacio.

– THOMAS CARLYLE ON STARS

Pero, ¿qué pasa con la vida compleja, del tipo que creemos que puede hacer evolucionar la inteligencia y las civilizaciones?

Las civilizaciones, como la vida misma, son agentes activos que transforman sus entornos y declaran su presencia en el cosmos a través de métodos intencionados (señales y sondas) y no intencionados (calor residual). La sabiduría tradicional de la astrobiología, confirmada por décadas de infructuosas búsquedas SETI, es que tales civilizaciones no pueden ser comunes, tan comunes como sospechamos que es la vida, simplemente porque si lo fueran ya las habríamos notado. Esta tensión entre cómo parece ser la vida común y la falta de evidencia (creíble) de inteligencia alienígena a veces se denomina la paradoja de Fermi.

La “Paradoja de Fermi” supuestamente se originó en un comentario improvisado hecho por el físico Enrico Fermi durante una conversación en el almuerzo sobre extraterrestres. La galaxia es enorme y antigua y la inteligencia ha tenido muchas oportunidades para evolucionar, así que “¿dónde están todos?” [Fuente]

La paradoja de Fermi es, de hecho, ninguna paradoja. Una “solución” simple, aunque decepcionante, a la “paradoja” es que la nuestra es la única inteligencia en la galaxia.

Otra solución más optimista es que simplemente no hemos buscado mucho. La galaxia es enorme y hemos gastado pocos recursos en busca de señales. Es posible que nuestra galaxia sea el hogar de miles de civilizaciones alienígenas en varios niveles de avance tecnológico y que nosotros estemos completamente ajenos a todas.

Estas son solo dos de las soluciones más sencillas. Hay muchas otras, que van desde sombrías (la naturaleza de la civilización es destruirse a sí misma), hasta terroríficas (las civilizaciones antiguas y depredadoras exterminan a todas las más jóvenes) y caprichosas (nuestro sistema solar es un zoológico interestelar).

Toda una clase de soluciones propuestas se basa en la idea de un Gran Filtro: algo que evita que la materia evolucione hacia civilizaciones tecnológicamente capaces de comunicarse. Los Grandes Filtros son barreras evolutivas, sociológicas o tecnológicas que muchas o la mayoría de las formas de vida y civilizaciones nunca superan, lo que explica por qué la galaxia está tan tranquila. Los ejemplos incluyen la evolución de la vida multicelular, la inteligencia o la capacidad de sobrevivir al crecimiento exponencial de la población y la degradación ambiental después de las revoluciones industriales.

Sociología Cósmica

Las soluciones a la paradoja de Fermi a menudo hacen declaraciones generales sobre las motivaciones y los comportamientos de todas las civilizaciones extraterrestres posibles, pero carecemos de ejemplos de civilizaciones distintas a la nuestra, entonces, ¿cómo podemos generalizar?

No podemos. Es imposible construir una teoría sociológica de las civilizaciones extraterrestres a través de un proceso científico inductivo basado en datos. Si vamos a construir soluciones creíbles a la Paradoja de Fermi, debemos usar un método más deductivo.

En la novela, The Dark Forest, el autor de ciencia ficción Cixin Liu le da un nombre a este modo de deducción: “Sociología Cósmica” (sin duda un departamento en el mismo edificio que Bitcoin Astronomy). Como explica un personaje, cuando “no hay nada concreto que estudiar” y “las encuestas y los experimentos no son posibles”, el “resultado final será puramente teórico”. Continúa describiendo “axiomas”, lo que llamaríamos universales, que cree que caracterizan a las civilizaciones extraterrestres.

The Dark Forest de Cixin Liu puede revelar más sobre el autor o la política entre Estados Unidos y China que sobre la paradoja de Fermi. [Fuente]

No spoilearemos más la trama, pero basta con decir que sus deducciones sobre la sociedad interestelar de civilizaciones conducen a una resolución aterradora de la paradoja de Fermi. No es ciencia, pero es ciencia ficción convincente porque la elección de universales de Liu crea un reflejo de nuestra propia civilización, reconocible pero oscura.

Las soluciones propuestas a la paradoja de Fermi son a menudo una especie de sociología cósmica: conclusiones sobre el comportamiento de las civilizaciones extraterrestres basadas en la elevación de ciertos aspectos de nuestra propia civilización a universales. No son soluciones a una paradoja o problema sino interpretaciones del futuro de la humanidad; reflejos en el espejo de la universalidad.

Las Cadenas de Bloques Son Universales

¿Qué vemos cuando nos miramos en el espejo? Está claro que queremos ver cadenas de bloques. Pero no es divertido declarar simplemente que las cadenas de bloques son universales para las civilizaciones tecnológicas; debemos fundamentar esta conclusion de alguna manera.

Bitcoin surgió en la Tierra a partir de otras tecnologías para resolver problemas de coordinación. Si estas tecnologías y los problemas de coordinación son universales, entonces las cadenas de bloques deberían ser comunes a través de la evolución convergente.

Mirándonos en el espejo nuevamente, practiquemos la sociología cósmica y comencemos con algunos universales más conservadores.

  1. Tener una sociedad: Las civilizaciones están compuestas por individuos racionales actuando por interés propio con información incompleta.
  2. Recursos finitos: Las civilizaciones están limitadas por suministros finitos de materia y energía.
  3. Sin magia: Ninguna civilización posee tecnologías que hoy consideramos imposibles (por ejemplo, comunicación instantánea o viajes).

La (1) significa que no estamos considerando mentes de colmena o inteligencias mecánicas perfectamente coordinadas, no porque no puedan existir, sino porque no podemos entender su evolución o motivos.

De manera similar la (2) significa que descartamos civilizaciones como la Federación de Star Trek, donde los replicadores pueden crear cualquier cosa que uno desee y donde el dinero es obsoleto porque la única escasez es la silla del Capitán.

Por el contrario, no importa cuán avanzada sea la tecnología o la cultura de una civilización, por la (3) deben seguir las mismas reglas que nosotros. Deben tener recursos limitados y ambiciones ilimitadas. Al igual que nosotros, aún deben desarrollar mecanismos para la asignación de los escasos recursos entre individuos en competencia y con conflicto de intereses.

Veamos cómo una elección conservadora de universales (1) – (3) conduce a la evolución convergente de cadenas de bloques similares a bitcoin entre civilizaciones tecnológicas capaces de comunicarse.

Las Especies Sociales usan la Lengua y el Dinero

Si alguna vez detectamos una señal extraterrestre, esperamos que sea un mensaje creado por usuarios que usan la lengua como nosotros. De lo contrario, todo lo que nos dice es “Estamos aquí y tenemos un transmisor”.

En la Tierra, el desarrollo del lenguaje estuvo profundamente entrelazado con la evolución de especies sociales como los humanos. Una de las razones de nuestra suposición (1), de que las civilizaciones alienígenas son especies sociales, es que creemos que esto las hace más propensas a desarrollar el lenguaje y desear comunicarse con otras especies sociales.

Pero las especies sociales también tienen más probabilidades de desarrollar dinero. En Shelling Out, Nick Szabo rastrea las conexiones evolutivas entre el dinero, la cooperación y la competencia en las primeras sociedades humanas. Inventar el dinero “permitió a los primeros humanos modernos resolver problemas de cooperación que otros animales no pueden”. Si el concepto de dinero aumenta la aptitud de las especies sociales, entonces, como el lenguaje, puede ser una adaptación común desarrollada por especies sociales exitosas.

Una vez que evoluciona, el dinero puede incluso impulsar la evolución del lenguaje. Algunos de los primeros ejemplos conocidos de lenguaje humano escrito son las fichas de arcilla y las tablillas sumerias que registran transacciones y deudas antiguas.

Las tablillas de arcilla son libros de contabilidad que permiten la comunicación entre civilizaciones a lo largo de miles de años. Una cadena de bloques es un libro mayor que permite la comunicación entre civilizaciones a lo largo de miles de años en el espacio. [Fuente]

El dinero primitivo en civilizaciones extraterrestres estará sujeto a las mismas presiones de selección que el dinero primitivo en la Tierra. La solidez de un dinero está determinada por la economía, no por la biología de sus usuarios. Si la vida extraterrestre surge principalmente en las superficies de los planetas rocosos, entonces los metales como el oro podrían ser comparativamente escasos, lo que llevaría a su uso como dinero inicial en planetas alrededor de la galaxia.

Pero, ¿sera que todas las civilizaciones que inventen el dinero, posteriormente también inventarán cadenas de bloques a través de la evolución tecnológica convergente?

Las antiguas tecnologías son universales

Esto solo puede suceder si los prerrequisitos para las cadenas de bloques, como las telecomunicaciones, la informática y la criptografía, también sean universales.

Hay buenas razones para creer que las telecomunicaciones y la informática son desarrollos universales en cualquier civilización tecnológica. Las especies sociales que se expanden para cubrir su planeta de origen o sistema solar no lo harán sin construir redes de telecomunicaciones. Se requiere computación para automatizar grandes sociedades y resolver problemas difíciles de la ciencia espacial. Ambas tecnologías están íntimamente relacionadas y cada una se beneficia del progreso de la otra. Además, las civilizaciones que no desarrollen estas tecnologías no podrán enviar ni recibir señales, por lo que las consideraremos universales razonables.

¿Ahora la criptografía? La criptografía surgió en la Tierra por la necesidad de guardar secretos. Es probable que los individuos de las especies sociales guarden secretos, ya sea para colaborar con otros o simplemente para preservar su propia privacidad. A medida que las especies sociales desarrollen tecnologías como la escritura o las redes de comunicación, desarrollarán técnicas para transmitir secretos de forma segura. Si los extraterrestres guardan secretos, inventarán la criptografía.

P != NP significa que existen preguntas cuyas respuestas son difíciles de encontrar pero fáciles de comprobar. Esto permite los candados y llaves criptográficas de las cuales dependen las cadenas de bloques.

La criptografía alienígena puede ser diferente a la nuestra. Es posible que no usen curvas elípticas o aritmética modular, pero muchos informáticos y matemáticos creen que P != NP, lo que implica que siempre existirán preguntas con respuestas difíciles de encontrar pero fáciles de verificar. Los avances tecnológicos (como las computadoras cuánticas) pueden facilitar la búsqueda de respuestas a cierta clase de preguntas, pero nunca existirá una máquina o un algoritmo que pueda responder de manera eficiente a todas las preguntas. Esto significa que la criptografía es universal.

Entonces, si las civilizaciones extraterrestres usan dinero y desarrollan telecomunicaciones, computación y criptografía, tendrán los prerrequisitos necesarios para inventar cadenas de bloques. Pero, ¿cómo sabemos que eventualmente no inventarán algo mejor?

La Tercera Ley

Una suposición fundamental de esta serie es que las cadenas de bloques de prueba de trabajo, como bitcoin, son la mejor forma de dinero.

Las cadenas de bloques con máquinas virtuales “más potentes”, que “eluden” la prueba de trabajo o emplean “magia cuántica” no existen o son malas ideas. La velocidad finita de las comunicaciones, los costos de energía de la prueba de trabajo y los largos plazos de confirmación de bloques son características esenciales de bitcoin y todas las cadenas de bloques exitosas.

Veamos de nuevo las dos “leyes” que propusimos en las Partes I y II de esta serie:

La primera ley de la astronomía de Bitcoin (o “La Ley de los Horizontes de Hash”): dada una tasa de hash constante, a medida que un minero se aleja del centro de hash de una cadena de bloques, la cantidad de bloques ganados por ese minero tiende estadísticamente a cero.

La segunda ley de la astronomía de Bitcoin (o “El Principio de Exclusión de Hash”): las escalas físicas y temporales discretas proporcionan estados jerárquicos para que las cadenas de bloques ocupen en orden de aumento de energía y distancia de la Tierra.

La Primera Ley implica que las cadenas de bloques están limitadas por la velocidad de la luz para tener un tamaño finito relacionado con su tiempo de bloque. Pero esta limitación incentiva a las colonias humanas distantes y remotas a construir sus propias cadenas de bloques y las defiende de la agresión de los imperios. Esto fomenta la expansión humana.

De manera similar, la Segunda Ley obliga a las cadenas de bloques exitosas a ocupar un espectro discreto de escalas, tamaños y ubicaciones energéticas. Esta restricción garantiza la cooperación en lugar de la competencia entre cadenas de bloques, grupos políticos o personas con diferentes escalas energéticas, ubicaciones y preferencias de tiempo. Las cadenas de bloques discretas impulsan a nuestra civilización en la escala de Kardashev, un requisito necesario para que nos convirtamos en una civilización avanzada en el espacio capaz de asentarse en estrellas cercanas.

Las restricciones de Bitcoin no son limitaciones que las civilizaciones finalmente evolucionan o innovan más allá. Son impulsores fundamentales del crecimiento y innovación humana, y alienígenas.

Las especies alienígenas que desarrollan el lenguaje, el dinero, las telecomunicaciones, la informática y la criptografía también deberían desarrollar una cadena de bloques similar a bitcoin a través de la evolución convergente. Luego experimentarán su propia versión de hiperbitcoinización. Esto también hará que se expandan a través de su sistema solar y asciendan en la escala de Kardashev. Las cadenas de bloques son universales porque la expansión inducida por la hiperbitcoinización aumenta la aptitud evolutiva de una especie.

Vista a una escala aún mayor, la vida es un proceso que aumenta su orden interno al explotar formas de energía libre. La vida es robusta y común porque es termodinámicamente favorable: el calor residual que produce tiene mayor entropía que la energía que consume.

Las especies que desarrollan las cadenas de bloques aumentan el orden interno, el uso energético y la producción de entropía desde escalas planetarias a interestelares. Esto también hace que las cadenas de bloques tengan adaptaciones termodinámicamente favorables.

Resumimos estas conclusiones en una Tercera Ley de la Astronomía Bitcoin, la última de esta serie:

La Tercera Ley de la Astronomía de Bitcoin (o “La Ley de la Universalidad del Hash”): las cadenas de bloques de prueba de trabajo, como Bitcoin, son una adaptación universal entre las civilizaciones tecnológicas capaces de comunicarse.

El resto de este artículo persigue las consecuencias de la Tercera Ley para SETI, el primer contacto y la Paradoja de Fermi.

Las Cadenas de Bloques son la Señal

Supongamos que las civilizaciones tecnológicas son numerosas en la galaxia y lo suficientemente longevas como para que esperen interactuar las unas con las otras durante su vida.

Así como tendemos a suponer que las civilizaciones alienígenas conocen las ondas de radio y la fusión nuclear, tomar en serio la Tercera Ley significa que debemos asumir que cada una de estas civilizaciones también conoce y utiliza las cadenas de bloques.

Existe una creencia general entre los investigadores de SETI de que, si la humanidad realmente descubre o interactúa con otra civilización alienígena, es probable que esa civilización sea mucho más avanzada tecnológicamente que nosotros.

La combinación de estas ideas nos lleva a especular que la primera señal SETI que la humanidad detectará será una cadena de bloques alienígena.

La humanidad ya ha enviado dinero sólido al espacio. Los extraterrestres harán lo mismo, excepto que no enviarán un disco de oro. Enviarán una cadena de bloques. [Fuente]

Nakamotans y Xenocoin

Supongamos que existe una civilización alienígena avanzada (Kardashev Tipo 2.x) que ocupa nuestro vecindario de la galaxia. Aunque nunca descubriremos cómo se llaman a sí mismos en su propia miríada de idiomas, por simpleza nos referiremos a ellos como los nakamotans.

No sabemos si la civilización Nakamotan está compuesta por un gobierno, una cultura o incluso una especie, pero sí sabemos que su historia registrada tiene muchos cientos de miles de años.

Tal como lo anticipa la Tercera Ley, inventaron su versión de bitcoin hace mucho, mucho tiempo en un planeta a unas pocas decenas de años luz de distancia de la Tierra, en un momento en que la humanidad estaba inventando el lenguaje. Desde entonces, se han asentado en muchos sistemas estelares y han construido muchas cadenas de bloques estelares como Solcoin.

Incluso han construido una cadena de bloques interestelar con tiempos de confirmación de siglos para coordinarse en toda su civilización y realizar inversiones en las escalas de tiempo más largas. Nos referiremos a esta cadena de bloques como Xenocoin. Xenocoin es fundamental para los nakamotans. Es la cadena de bloques más grande, más valiosa y de preferencia temporal más baja de su civilización. En muchos sentidos, es su civilización.

Los nakamotans son la civilización más avanzada de nuestro vecindario galáctico. Son al menos Tipo II en la escala de Kardashev y se han asentado en múltiples sistemas estelares, todos conectados a través de una cadena de bloques interestelar llamada Xenocoin. [Fuente]

Los nakamotans conocen la Tierra desde hace mucho tiempo. Durante la mayor parte de su historia, fuimos solo otro mundo rico en oxígeno y portador de vida al borde de su civilización. Demasiado lejos para colonizar, demasiado poco interesante para explorar, y probablemente ya esté habitado por algún bioarquetipo simio o cetáceo de dudosa inteligencia.

Pero recientemente, los asentamientos Nakamotan más cercanos a la Tierra comenzaron a notar alguna evidencia de señales artificiales que emanan de nuestro sistema solar. Algunos interesados en Nakamotan deciden que deberían enviarnos un mensaje. ¿Qué deberían decir?

La ciencia ficción a menudo postula que las civilizaciones avanzadas envían mensajes de “Hola”, que a veces incluyen una estructura matemática, pictórica o, en un tercer tipo de historia, musical. Nosotros mismos ya hemos transmitidos tales mensajes, a través de ondas de radio y artefactos adjuntos a nuestras sondas espaciales.

Pero no estamos considerando extraterrestres de ciencia ficción. Nuestros alienígenas son nakamotans. ¿Qué tipo de mensaje nos enviarían los nakamotans? Solo puede haber una respuesta: dinero sólido, los bloques y transacciones de Xenocoin.

Las Transmisiones de Xenocoin son Comunes

Una de las razones por las que es probable que los nakamotans nos envíen Xenocoin es que los bloques y transacciones de Xenocoin ya son algunas de las transmisiones más comunes y poderosas en sus redes de comunicaciones interestelares.

Los mensajes de primer contacto arquetípicos de “Hola” en la ciencia ficción se originan en civilizaciones antiguas y se transmiten en todas las direcciones a través del espacio. Son faros cósmicos que saludan a las civilizaciones jóvenes cuando ingresan a la comunidad galáctica.

Pero la transmisión omnidireccional a escala interestelar no es barata, requiere cientos de billones de watts, cientos de veces más energía que la que usa toda nuestra civilización en la actualidad. Incluso las sociedades avanzadas como los nakamotans, que tal vez puedan permitirse tal gasto energético, probablemente elegirán métodos de comunicación más eficientes.

Las redes de comunicaciones interestelares son unicast, peer-to-peer y carecen de garantías de entrega. ¿Qué tipo de aplicaciones se podrían construir en una red de este tipo?  [Fuente]

Un rayo preciso y dirigido, como un láser, puede transmitir información a distancias extremadamente largas por un costo energético mucho menor que una baliza omnidireccional. La desventaja es que los remitentes deben apuntar este rayo a sus destinatarios previstos. Esto es unidifusión, no comunicaciones de difusión.

La comunicación también requiere que los receptores estén escuchando en el momento en que llegan las señales de los remitentes. Dado que los tiempos de transmisión interestelar son tan largos, los remitentes deben retransmitir periódicamente los mensajes si quieren asegurarse de que sean recibidos.

Entonces, si existe, la comunicación interestelar a escala se parece a una red de unidifusión con transmisión frecuente debido a la falta de garantías de transmisión. No todas las aplicaciones son compatibles con esta arquitectura de red.

Pero las cadenas de bloques como Xenocoin sí lo son. La alta disponibilidad y capacidad de partición de las cadenas de bloques y sus largos tiempos de consenso son ideales para las redes de comunicaciones interestelares.

Los nakamotans han estado transmitiendo bloques de Xenocoin durante milenios dentro de las redes de comunicación interestelar de su propia civilización. Las transacciones de Xenocoin son los mensajes más importantes y ampliamente transmitidos en sus redes.

Nuestro sistema solar podría estar incluso dentro del vecindario de los Nakamotans lleno de transmisiones de Xenocoin, pero es posible que nunca hayamos visto ninguna de estas señales porque ninguna estaba dirigida directamente a nosotros en el momento en que estábamos escuchando. Pero debido a lo comunes que son, es posible que la primera señal extraterrestre que la humanidad detecte sea una transmisión de Xenocoin que ni siquiera estaba dirigida a nosotros.

Los Nakamotans están Incentivados a Enviar Xenocoin

Pero digamos que no vemos un mensaje de los nakamotans aleatorio. Supongamos, en cambio, que algunos individuos o grupos de nakamotans deciden enviar un mensaje a la humanidad a propósito. ¿Por qué este mensaje debería ser Xenocoin?

Las cadenas de bloques son para los nakamotans lo que el lenguaje es para nosotros los humanos. Su sociedad, tecnología y quizás sus propias mentes han sido moldeadas por cadenas de bloques durante milenios. Los nakamotans podrían considerar una civilización que no ha descubierto las cadenas de bloques de la misma manera que nosotros podríamos considerar una civilización que no ha descubierto el lenguaje: apenas una civilización.

Enviar Xenocoin a una especie recién descubierta y medir su respuesta puede ser la forma Nakamotan de medir el valor de la conversación y los socios comerciales. Es posible que incluso hayan hecho esto muchas veces en el pasado para otras especies que descubrieron e integraron en su civilización.

Pero incluso si los científicos Nakamotan tienen una curiosidad infinita sobre la civilización humana (quizás también somos la primera civilización alienígena inteligente que han encontrado), es probable que nos envíen mensajes de Xenocoin.

Esto se debe a que cuantas más civilizaciones aprenden sobre Xenocoin, más copias de la cadena de bloques de Xenocoin existen, más segura y valiosa se vuelve Xenocoin. Los nakamotans quieren que usemos Xenocoin. Se les incentiva a transmitir mensajes de Xenocoin incluso a un costo considerable, repetidamente y sin ninguna garantía de respuesta: las cualidades exactas que SETI busca en una señal.

La Comunicación es Computación

Los nakamotans no solo nos envían Xenocoin porque son codiciosos. Enviar Xenocoin es una buena idea porque la forma óptima de transmitir un mensaje entre especies puede ser transmitir primero una computadora. Usemos el ejemplo de la compresión de datos para ilustrar esta idea.

Una forma común de reducir los costos de transmisión de mensajes es comprimir todos los datos que se envían. La desventaja es que los receptores deben descomprimir los datos. Esto requiere que los receptores tengan un programa que comprenda cómo se realizó originalmente la compresión para poder deshacerla.

(Des)comprimimos datos todo el tiempo detrás de escena en en el internet. Pero si una civilización extraterrestre quisiera enviarnos una gran cantidad de datos comprimidos, ¿cómo podrían asegurarse de que tengamos el programa de descompresión adecuado? ZIP es apenas un estándar en la Tierra, ni se diga en la galaxia.

Es posible que confíen en nosotros para aplicar ingeniería inversa al algoritmo de compresión, pero un método más sencillo sería transmitir el programa de descompresión junto con los datos comprimidos. Pero esto solo introduce otra dificultad: ¿cómo ejecutamos este programa de descompresión? ¿Como podríamos cargarlo en nuestras computadoras?

La solución definitiva es transmitir la propia computadora. Los remitentes extraterrestres pueden incluir en sus mensajes una documentación (sin comprimir) de como usar esta máquina virtual. Las máquinas virtuales de diseños bastante simples pueden realizar cálculos bastante complejos, con el input correcto.

Game of Life de Conway es una máquina virtual con reglas extremadamente simples que, no obstante, puede realizar cálculos complejos. [Fuente]

Los receptores usarían su propio hardware y software para implementar esta máquina virtual y luego cargarían el resto del mensaje comprimido como el input. El resultado sería, con suerte, un mensaje descomprimido.

Los expertos en informática deberían sentir una mezcla de entusiasmo y horror en este punto. Desde la perspectiva del programador, diseñar programas para que los extraterrestres los ejecuten es increíble y a la gente ya le encanta hacerlo. Pero desde la perspectiva de un ingeniero de seguridad, esto parece que los extraterrestres nos piden que instalemos y ejecutemos Java desde una fuente de dudosa procedencia.

Hay buenas razones para preocuparse. La insolubilidad del problema de la detención significa que la única forma segura de saber qué hace un programa es dejar que corra hasta que consuma todos sus recursos o decida detenerse. ¿Qué pasa si la máquina virtual que recibimos es una IA maligna? Algunos investigadores creen que “los mensajes complejos deberían destruirse en el caso de aversión al riesgo” porque “no se pueden descontaminar con certeza y… pueden representar una amenaza existencial.”

Afortunadamente, no todas las máquinas virtuales necesitan estar completas con Turing. Podemos resolver el problema de detención para máquinas virtuales con suficientes limitaciones. Podemos demostrar que tales máquinas consumen una cantidad limitada de recursos y solo ejecutan algoritmos fijos, como la descompresión. Esto ayuda a los receptores a confiar en las máquinas virtuales aunque no puedan comprender a sus creadores alienígenas.

Las Cadenas de Bloques son Puntos Schelling

Pero la compresión es solo un ejemplo simple de la idea más general de que las máquinas virtuales limitadas son una buena manera de comunicarse entre especies. Los intérpretes de las cadenas de bloques son máquinas virtuales limitadas. Esta es otra razón por la que los nakamotans nos enviarán Xenocoin.

Si un mensaje contiene una máquina virtual arbitraria, digamos una para descomprimir datos (como en nuestro ejemplo anterior), todavía nos queda la pregunta de cómo interpretar su output. Incluso si pudiéramos encontrar una manera de estructurar este output como información simbólica, de audio y/o visual, ¿cómo podríamos interpretar eso?

Esto es, en última instancia, un problema de semiótica. Para comunicarse en lenguaje natural, los emisores y los receptores deben compartir signos, combinaciones de significantes (símbolos, sonidos, imágenes, gestos) y significados, ideas y conceptos como “Venimos en son de paz” o “Aquí se explica cómo construir un motor warp.” La dificultad de este problema no debe subestimarse: gran parte del tiempo de la película La llegada es dedicado a que los personajes aprendan a interpretar señales alienígenas.

Una forma de reducir la dificultad del problema semiótico es restringir el universo del discurso. En lugar de poder significar cualquier cosa posible, si se supusiera que los signos se refieren a un número fijo de clases de cosas significadas, serían más fáciles de interpretar.

Los primeros lenguajes de programación restringían su universo de discurso. ¿Qué es un universo de discurso naturalmente restringido para la comunicación entre especies? [Fuente]

Pero los nakamotans no pueden decirnos de antemano cómo limitar nuestro universo de discurso porque no podemos comunicarnos. ¡Ese es el problema que estamos resolviendo! De alguna manera, las especies deben converger en un mismo universo de discurso sin previa comunicación. Debe existir un punto Schelling natural sobre cómo limitar la forma y el tema de una primera conversación interestelar.

Hemos discutido anteriormente que las máquinas virtuales son una forma natural de comunicarse a través del espacio y, por lo tanto, forman la mitad estructural de este punto Schelling: los mensajes son programas. Pero las especies también deben converger en la mitad semántica del punto Schelling: ¿qué hace el programa?

La Tercera Ley proporciona la respuesta. Si todas las especies usan cadenas de bloques, entonces las cadenas de bloques son un punto Schelling para la semántica de los programas interestelares. Los Nakamotans nos enviarán la cadena de bloques de Xenocoin porque asumirán que interpretaremos cualquier mensaje que recibamos como una cadena de bloques, porque eso es lo que ellos harían. Alcanzar este punto Schelling cumple tres objetivos simultáneamente.

Primero, los intérpretes de las cadenas de bloques están limitados por diseño: el script de bitcoin está diseñado para detenerse en todas las entradas y consumir una cantidad limitada de recursos. Asumir que los mensajes de primer contacto son cadenas de bloques disminuye el riesgo que los remitentes piden a los receptores que tomen al implementar máquinas virtuales para interpretar sus mensajes.

En segundo lugar, reducir el universo del discurso a la escasez de conceptos necesarios para implementar una cadena de bloques reduce en gran medida el problema semiótico. Si bien una cadena de bloques interestelar como Xenocoin es mucho mayor en escala y hashrate que bitcoin, funciona con los mismos principios. Si algún significante parece desempeñar el papel de una clave pública, los remitentes pueden asumir con confianza que la cosa significada es la clave pública en sí.

Los intérpretes de las cadenas de bloques como el Script de bitcoin contienen algoritmos criptográficos complejos (como el SHA256 o ECDSA) como códigos de operación primitivos. No es probable que estos algoritmos sean universales entre civilizaciones o cadenas de bloques, pero si los remitentes ya incluyen una máquina virtual para un intérprete de cadena de bloques, también pueden incluir implementaciones de sus códigos de operación criptográficos. Esto es similar a cómo la distribución del software de bitcoin core incluye rutinas criptográficas personalizadas junto con su máquina virtual.

Finalmente, y lo más importante, las transacciones de las cadenas de bloques son inherentemente opacas para todos menos para sus participantes. No tienen contenido semántico. Esto libera a los receptores de la necesidad de interpretar lo que quieren decir; solo necesitamos asegurarnos de que validen.

Si un mensaje incluye tanto el intérprete de la cadena de bloques como los datos de la cadena de bloques, ambos se pueden usar para realizar una validación cruzada entre sí, lo que ayuda en la interpretación. La prueba definitiva de que los receptores entienden correctamente el mensaje es cuando validan por sí mismos que la cadena de bloques de Xenocoin cumple con las reglas de consenso de Xenocoin.

El Medio es el Mensaje

Pero una cadena de bloques no es solo una prueba de transmisión exitosa, es una historia de autovalidación de la actividad económica de una civilización. Así como las antiguas tablillas de arcilla sumerias nos ayudan a comprender la civilización sumeria, una cadena de bloques nos ayuda a comprender la civilización que la transmite. Los nakamotans nos enviarán Xenocoin porque quieren que los asimilemos.

El tiempo de bloque de una cadena de bloques le dice al receptor algo sobre la escala física de la civilización remitente: tiempos de bloque de minutos para cadenas de bloques planetarias, semanas para cadenas de bloques estelares y siglos para cadenas de bloques interestelares como Xenocoin. La larga escala de tiempo de Xenocoin es una invitación abierta: significa que el horizonte de hash de Xenocoin es correspondientemente grande, lo suficientemente grande como para incluirnos, en caso de que decidamos unirnos.

La longitud de una cadena de bloques, en combinación con su tiempo de bloque, le informa al receptor sobre la edad y la historia económica de la civilización remitente. ¿Son una civilización joven Tipo I con una cadena de bloques estelar que experimenta una monetización temprana? ¿O una civilización avanzada de Tipo II como los nakamotans con una cadena de bloques interestelar madura como Xenocoin? Así como medimos la velocidad de estrellas distantes a través de sus desplazamientos Doppler, mediremos la velocidad de dineros distantes a través de sus ondas HODL.

Imagina el gráfico de ondas HODL para una cadena de bloques interestelar con una historia de 500,000 años. [Fuente]

El peso de una cadena de bloques, la prueba de trabajo realizada para construirla, le informa al receptor sobre la economía de la civilización remitente. Aunque el mismo algoritmo de la máquina virtual requerirá diferentes cantidades energéticas en diferentes civilizaciones debido a sus diferentes niveles de tecnologías informáticas, una civilización aún puede estimar lo que les costaría en cómputo y energía minar los bloques que ven en la cadena de bloques de otra civilización.

Cualquier señal artificial fuerte, repetitiva y de banda estrecha que nos envíen los nakamotans sería una tecnofirma, prueba para nosotros de una civilización alienígena. Pero una cadena de bloques es un tipo muy especial de firma tecnológica autovalidante y autosignificante. No se puede falsificar, excepto a un costo astronómico, y incluye su propia interpretación. Una cadena de bloques es una prueba criptográfica termodinámicamente confirmada de la posición de una civilización en la escala de Kardashev.

Enviarnos Xenocoin es una forma de presumir de los nakamotans.

Cadena de Bloques como Lengua Franca

El primer contacto es tanto un encuentro de mercados como de tribus o especies. El comercio es uno de los principales impulsores de la exploración que hace que las tribus distantes se reúnan. Y la historia del comercio está llena de lingua francas, jergas especializadas que se desarrollan para facilitar el comercio entre tribus que hablan diferentes idiomas.

Una conversación entre la humanidad y los nakamotans que tiene lugar a años luz con el objetivo de llegar a un entendimiento, conocimiento y prosperidad mutuos podría llevar milenios. Xenocoin sirve como lingua franca durante este tiempo. Mantiene la conversación hasta que ambas partes desarrollen un mejor lenguaje compartido, uno capaz de un intercambio de ideas más significativo que transacciones y bloques.

Si tenemos suerte, los nakamotans estarán dispuestos a invertir en aprender a como tener conversaciones más significativas con nosotros. Pero los nakamotans podrían estar hastiados o desinteresados. Tal vez estén acostumbrados a civilizaciones jóvenes y prometedoras que, sin embargo, colapsan y nunca más se sabe de ellas. Están dispuestos a enviarnos Xenocoin, pero es posible que no elijan hacer más inversiones para aprender nuestro idioma hasta que demostremos que somos dignos.

Primer Contacto

Supongamos que un día la humanidad detecta una señal fuerte, frecuente y con un ancho de banda estrecho de una entidad nakamotan desconocida. La señal es larga y compleja y se encuentra que contiene grandes cantidades de datos binarios. Posteriormente, se descubre que este mensaje contiene la cadena de bloques de Xenocoin y la especificación de la máquina virtual. ¿Cómo reaccionará nuestra especie?

Elevando las Cadenas de Bloques

La Tercera Ley afirma que todas las civilizaciones tecnológicas desarrollarán bitcoin, pero no excluye que algunas civilizaciones puedan aprender de otras.

Consideremos este siguiente escenario: ¿qué pasaría si la humanidad recibiera esta señal antes de que Satoshi Nakamoto inventara bitcoin? ¿Podríamos haberla descifrado?

Evidentemente, si hubiera sido hace cientos de años, ni la habríamos detectado ni habríamos sido capaces de entenderla. Pero supongamos que la señal se recibió en 2005, años antes de Bitcoin, pero en un momento de la historia humana donde el cifrado ya estaba ampliamente implementado en Internet y los Cypherpunks ya habían experimentado con proyectos como Hashcash, b-money y bit gold.

Satoshi describió bitcoin en inglés y matemáticas conocidas y lo implementó utilizando lenguajes de programación comunes, pero todavía es difícil para la mayoría de los humanos entender cómo funciona bitcoin, muchos ni siquiera lo intentan. Una cadena de bloques alienígena podría haber sido inescrutable.

En una línea de tiempo en la que la humanidad recibió una señal de Xenocoin antes de que inventáramos bitcoin, podríamos obtener el documento técnico de Xenocoin en vez del documento técnico de Bitcoin.

¿Pero no seria eso mas fascinante? Los gobiernos, las universidades y las corporaciones habrían gastado enormes recursos para “descifrar la señal”. A pesar de no tener una cadena de bloques propia, supongamos que podemos entender que estamos tratando con una máquina virtual que realiza criptografía en un conjunto de datos. Alguien (¡quizás Satoshi!) eventualmente habría hecho la conexión entre prueba de trabajo, dinero criptográfico y libros mayores distribuidos.

La única historia de origen hipotético de bitcoin más increíble que su historia real sería que se inspiró en dinero proveniente de las estrellas. Ahora queda a imaginación del lector adivinar si este origen habría acelerado o ralentizado la creación o adopción de bitcoin.

Resistirse es Inútil

Afortunadamente, la humanidad ya conoce sobre bitcoin, por lo que cuando aprendamos sobre Xenocoin, podremos descifrarlo más rápidamente que si tuviéramos que descubrir las cadenas de bloques por primera vez. Rápidamente percibiremos la escala, la edad y el poder de la civilización Nakamotan.

Es probable que estos números sean tan grandes que nos asusten. Las entidades con acceso a hashrate en escalas tan tremendas representan serias amenazas para la civilización humana. ¿Qué pasaría si se coordinaran para enviar una bomba hash, destruyendo bitcoin, Muskcoin, Solcoin u otra cadena de bloques humana? ¿Qué pasaría si gastaran una cantidad similar de energía en armas reales?

Algunos elementos de la sociedad humana pueden desesperarse o volverse hacia adentro, creyendo que el universo está bajo una Pax Nakamotan que los salvajes provincianos como nosotros deberían evitar. Otros pueden instar a una industrialización más rápida y una mayor inversión en nuestras propias cadenas de bloques. Quizás la prueba de que puede existir una cadena de bloques en la escala de Xenocoin es lo que finalmente hace que Solcoin tome vuelo en nuestro sistema solar: una idea loca que de repente demostró ser correcta.

Otros se darán cuenta de que Xenocoin es una oportunidad. Es posible que la humanidad aún no haya lanzado una cadena de bloques interestelar propia y, si tuviéramos que hacerlo, tendría que competir contra Xenocoin. Es probable que Xenocoin termine ganando por su hashrate mucho mas grande. El final del juego es claro: si no podemos competir con ellos, debemos unirnos a ellos.

Ejecutando Xenocoin

Todo lo que tenemos que hacer para unirnos a la red Xenocoin es enviar xenocoin de regreso a la fuente de donde lo recibimos. Esto les dice a los nakamotans que estamos recibiendo sus mensajes y que tenemos un transmisor.

También les dice que no vamos a inundar el canal con los típicos mensajes de “Hola” o “¿Cuál es el secreto de la vida?” Les permite saber que estamos listos para participar más plenamente en su red peer-to-peer, en la cadena de bloques de Xenocoin.

Una vez que reciban nuestra respuesta, la respuesta de los Nakamotan podría ser una prueba, que consistiría en enviarnos ocasionalmente transacciones o bloques de Xenocoin que no son válidos. Si los transmitimos alegremente, sabrán que aún no entendemos el protocolo. Podríamos correr el riesgo de ser puestos en una lista de baneos cósmica durante algunos siglos.

Pero si, para muchos bloques de Xenocoin, transmitimos constantemente todas las transacciones válidas que nos envían los nakamotans, entonces pueden comenzar a invertir más recursos en nuestra relación. Tal vez comenzarían a transmitir con más frecuencia, de forma continua en lugar de periódicamente. Responderíamos de la misma manera, comprometiendo más de nuestro propio presupuesto energético para mantener este enlace de comunicaciones interestelar vital.

Construiremos poderosos láseres de comunicaciones orbitales para mantener constantemente nuestro vínculo con la civilización Nakamotan. [Fuente]

En algún momento, nuestro par de Nakamotan nos enviaría (o podríamos aprender a preguntar por nosotros mismos) información sobre otros pares de Xenocoin. También les enviaríamos señales a ellos, con la esperanza de recibir respuestas décadas más tarde. Cada nuevo par al que nos conectemos con éxito nos llevará a descubrir a sus pares. Podemos darnos cuenta de que nuestro vecindario galáctico está lleno de Xenocoin que utilizan sistemas estelares, todos dispuestos a emparejarse con nosotros ya que ahora compartimos el mismo lenguaje económico.

Nuestra civilización se habría convertido en un nodo completo en la cadena de bloques de Xenocoin.

Usando Xenocoin

Puede llevarnos siglos convertirnos en un nodo Xenocoin bien conectado y establecer una comunicación real con la civilización Nakamotan. Mientras lo hacemos, es probable que tengamos muchas preguntas que nos gustaría que respondieran los nakamotans.

Los nakamotans pueden ser abiertos con nosotros y responder a nuestras preguntas libremente. Pueden estar ansiosos por comunicarse y dispuestos a “elevar” nuestra civilización. Pero también pueden ser reticentes a interactuar con nosotros, desconfiar de exponernos a conocimientos o tecnología para los que no estamos preparados, tal vez haya razones históricas por las cuales se siente asi.

Pero los nakamotans no son una sola entidad, son una civilización heterogénea como la nuestra. No actuarán con total uniformidad y no necesitamos confiar en su generosidad. Si poseyéramos Xenocoin, podríamos comprar lo que quisiéramos de personas, empresas o exchanges Nakamotans.

Existen importantes incentivos para que la humanidad adquiera Xenocoin. Las facciones de nuestra civilización que lo hagan primero ejercerán un gran poder. Es posible que puedan comprar avances científicos o planos para tecnologías avanzadas. Podrían pagarle a educadores Nakamotans para que les enseñen a sus ingenieros como construir estas tecnologías, o pagarle a un contratistas de defensa Nakamotan para que sus soldados las usen.

¿Qué conocimientos o tecnologías increíbles podrían poseer los nakamotanos? [Fuente]

Por cantidades obscenas de Xenocoin, podrían pagar a verdaderos aventureros nakamotans para que viajen a asentamientos humanos para que podamos conocerlos y estudiarlos, o adorarlos, para algunos. O simplemente pueden ser estafados por un Nakamotan Faketoshi.

Dados los incentivos para acumular Xenocoin, los incentivos para robarlo también serán altos. Custodiar Xenocoin, la moneda más valiosa de la galaxia, será demasiado importante para dejarlo en manos de una sola persona o incluso de un solo mundo. La custodia multisig a escala cósmica, repartida entre planetas y sistemas estelares, será la única forma de mantener Xenocoin.

Minando Xenocoin

Pero antes de que podamos gastar o custodiar Xenocoin, debemos poseer algo. ¿Cómo obtendrá la humanidad Xenocoin exactamente?

Si los nakamotans sienten curiosidad por nosotros, podrían valorar la información sobre nuestra civilización y especie. Podríamos ser inteligentes y ver la información sobre nosotros mismos como el único activo que poseemos en mayores cantidades que una civilización avanzada como los nakamotans. Una pequeña burbuja de especulación de datos de la historia humana podría hacer cosquillas a los mercados Nakamotans durante unos miles de años.

Pero, eventualmente, toda la Internet humana será pirateada y vendida al postor de Xenocoin más bajo. Y no importa cuán curiosos puedan haber sido los nakamotans acerca de nosotros, tendremos poco más para intercambiar con ellos que no sepan ya.

Los nakamotans podrían estar interesados en adquirir monedas humanas. Es posible que no tengamos una cadena de bloques interestelar que pueda competir con Xenocoin, pero Solcoin u otras cadenas de bloques humanas pueden ser coleccionables para la élite o las instituciones Nakamotans. Algunos inversores Nakamotans podrían desear bitcoins solo por el meme.

Si Xenocoin admite atomic swaps entre cadenas, los nakamotans y comerciantes humanos podrían intercambiar sin confianza Xenocoin y bitcoin, Solcoin o los tokens de cualquier otra cadena de bloques humana. Eventualmente, a medida que aumente el comercio entre nuestras civilizaciones, surgirán tipos de cambio entre las monedas humanas y Xenocoin. Estas tasas son valoraciones interestelares de los mercados y las perspectivas de Xenocoin y las cadenas de bloques humanas.

La mejor manera para que la humanidad gane Xenocoin, a largo plazo, es que lo minemos. Es probable que la civilización humana esté a muchos años luz de distancia del centro de hash de Xenocoin que esta cerca de los mundos natales de los Nakamotans. Pero Xenocoin tiene un bloque de tiempo de siglos específicamente para que civilizaciones como la nuestra, a muchos años luz del centro del hash, aún puedan minarla. Los nakamotans quieren que minemos Xenocoin porque quieren que Xenocoin crezca. También podrían estar esperando que minemos Xenocoin. La capacidad de hacerlo indica que vale la pena invertir más recursos en nuestra civilización.

Las pools distribuidas de Xenocoin nos permiten combinar el hashrate de nuestra civilización con el hashrate mucho mayor de los sistemas estelares Nakamotans. [Fuente]

Pero dado el enorme hashrate de Xenocoin, para que cualquiera de nosotros minemos Xenocoin requeriría unirse a una pool de minería distribuida. Es probable que los propios nakamotans usen pools para minar Xenocoin en los diversos sistemas estelares de su civilización. Incluso podríamos unirnos a grupos con otros usando sistemas estelares. Tal vez exista un grupo de minería de Xenocoin que favorezca civilizaciones jóvenes como la nuestra, esparcido a lo largo y ancho entre los bolsillos de civilizaciones mucho más grandes que conforman la esfera Nakamotan.

Dependiendo de la brecha entre la humanidad y los nakamotans en la escala de Kardashev, es posible que debamos asignar una gran fracción de nuestro hashrate durante milenios si alguna vez queremos obtener una cantidad significativa de Xenocoin de nuestra pool. Inicialmente, pocas personas estarán dispuestas a minar Xenocoin en lugar de Solcoin, bitcoin o alguna otra cadena de bloques humana. Las industrias de energía y minería de una sociedad hiperbitcoinizada están profundamente vinculadas y ambas son extremadamente eficientes. Por el contrario, las primeras tecnologías mineras de Xenocoin humanas serán primitivas e ineficientes, lo que evitará que la industria minera las adopte rápidamente a gran escala.

Pero con el tiempo, los humanos desarrollarán ASICs de Xenocoin para que nuestros mineros sean más competitivos en el mercado más amplio de hashrate de Xenocoin. Y a medida que aprendamos más sobre la civilización Nakamotan y lo que podemos comprar con Xenocoin, nuestro deseo de poseerlo aumentará. La combinación conducirá a la adopción gradual de la minería de Xenocoin en toda la civilización humana. Las largas escalas de tiempo de los bloques de Xenocoin significan que pocos mineros dedicarán el 100 % de su hashrate a Xenocoin; como se discutió en la Parte II, los mercados de bitcoin y Solcoin seguirán existiendo y prosperando. Los mineros distribuirán una fracción de su hashrate en cadenas de bloques planetarias, estelares e interestelares según lo consideren conveniente.

Es posible que no hayamos creado Xenocoin, pero Xenocoin, no obstante, puede convertirse en la cadena de bloques interestelar de nuestra civilización. Incluso si no pudiéramos comunicarnos con los nakamotans, aún podemos usar Xenocoin dentro de la civilización humana. Como una cadena de bloques interestelar con un hashrate enorme, Xenocoin ya es adecuado para optimizar las redes de comercio interestelar humano y permitir que los humanos almacenen valor y gestionen el riesgo en escalas de tiempo más largas. Es posible que la civilización Nakamotan esté llena de especies que no se comunican ni comercian mucho entre sí, pero todas usan Xenocoin como su cadena de bloques interestelar. Es en este sentido a lo que nos referimos antes cuando dijimos que Xenocoin es realmente la civilización Nakamotan. Al adoptar y minar Xenocoin, nosotros mismos nos convertimos en Nakamotans. Nos convertimos en una civilización Tipo II.

De Regreso con la Paradoja de Fermi

Volvamos a la paradoja de Fermi, la tensión entre el tamaño y la edad de la galaxia y la escasa evidencia de civilizaciones tecnológicas en su interior.

Todas nuestras especulaciones anteriores son compatibles con una galaxia en la que las civilizaciones tecnológicas son extremadamente raras. Si la nuestra es la primera civilización tecnológica de la galaxia, entonces podríamos ser los futuros creadores de Xenocoin. Es posible que ya seamos los Nakamotans. En este caso, la Tercera Ley es inaplicable. Quizás el desarrollo de cadenas de bloques es un Gran Filtro. Las civilizaciones que no descubren bitcoin nunca se hiperbitcoinizan y no logran desarrollar la economía energética necesaria para crecer más allá de sus planetas de origen.

Pero si las civilizaciones tecnológicas son más comunes, entonces debemos resolver la Paradoja de Fermi de una manera diferente. Sabemos que cualquier “solución” es realmente un reflejo en el espejo de la universalidad, una interpretación del futuro de la humanidad basada en lo que uno cree sobre el presente. Con este entendimiento, y con muchas especulaciones sobre las leyes de la astronomía de Bitcoin y las cadenas de bloques alienígenas detrás de nosotros, proponemos una nueva solución a la paradoja de Fermi (un miembro de la familia “están esperando nuestra señal”): no hemos detectado civilizaciones extraterrestres porque acabamos de construir Bitcoin.

Los extraterrestres no están esperando que “llamemos a casa”, están esperando nuestra prueba de trabajo. [Fuente]

Las civilizaciones avanzadas existen pero, debido a la estructura de unidifusión de las redes de comunicaciones interestelares, simplemente no nos envían mensajes (o no lo hacen con mucha frecuencia). Esto se debe a que las civilizaciones avanzadas que usan las cadenas de bloques no Siguen el Agua como la NASA, ellas Siguen el hashrate. Así como podríamos verificar la escala de la civilización Nakamotan a partir de su cadena de bloques Xenocoin, nuestras civilizaciones vecinas pueden verificar la escala de la civilización humana a partir de nuestras propias transmisiones de cadena de bloques, o la falta de ellas. Es posible que estén esperando para enviarnos un mensaje hasta que puedan medir nuestra posición en la escala Kardashev a través de nuestra prueba de trabajo.

Nuestra especie descubrió la comunicación por radio hace 125 años. Teóricamente, las civilizaciones dentro de los 125 años luz de nuestro sistema solar pueden haber detectado señales nuestras. En la práctica, la mayoría de esas señales son débiles y es poco probable que se detecten. Las señales fuertes de los intentos directos de comunicación extraterrestre, como el mensaje de Arecibo o el disco de oro de la Voyager, también podrían haber pasado desapercibidas, ya que eran transmisiones singulares, no frecuentes. Incluso si alguna civilización alienígena hubiera estado escuchando exactamente en el momento adecuado para detectarlos, los datos que contienen probablemente no serían interpretables. Para una civilización extraterrestre que usa las cadenas de bloques, todo lo que nuestro mensaje habría significado es que no entendemos las implicaciones de la Tercera Ley. Probablemente no tengamos cadenas de bloques, no hayamos experimentado la hiperbitcoinización y no hayamos alcanzado el Tipo I en la escala de Kardashev. Simplemente no vale la pena enviar mensajes.

La paradoja de Fermi es el resultado de una brecha relativamente corta (unos cientos de años) en la historia de la tecnología humana entre el desarrollo de telescopios, que nos hizo interesarnos mas por el espacio cercano, y el desarrollo de bitcoin, que nos hace más interesantes para las civilizaciones cercanas que ocupan ese espacio. Cuanto más tarde nuestra civilización en hiperbitcoinizarse, más lentamente ascenderemos en la escala de Kardashev y más tiempo nos llevará unirnos al mercado de los mundos, una especie de Diviértete Siendo Pobre a escala galáctica.

¡Pero tenemos bitcoin! Y estamos experimentando hiperbitcoinización. Entonces, si queremos hablar con ET, debemos comenzar a trasmitir la cadena de bloques de bitcoin a tantos sistemas estelares cercanos como sea posible, con la mayor frecuencia posible. ¿Se podrá apuntar ese satélite de Blockstream… hacia afuera?

Gracias

Muchas gracias a mis colegas de Unchained Capital por las muchas conversaciones interesantes que conducen a especulaciones como estas. Agradecimientos especiales a Destry Saul, Joe Kelly, Phil Geiger, Martin Grogono, Buck Perley y Walden Raines, quienes ayudaron con la discusión y la revisión. También debo agradecer a Velvet Campbell asegurándole que este es el último artículo que pretendo escribir sobre este tema.

Articulo traducido por bitcoinfreiheit, muchas gracias por leer.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Comparte este Articulo!!!

Si encuentras valor en el articulo, compartelo con tus amigos.

Scroll to Top