72. Astronomía de Bitcoin [Dhruv Bansal] {P.II}

Lecturas de Bitcoin
Lecturas de Bitcoin
72. Astronomía de Bitcoin [Dhruv Bansal] {P.II}
/

Esta es la Parte II de una serie de especulaciones sobre el futuro hiperbitcoinizado. En la Parte I, definimos la Primera Ley de la Astronomía de Bitcoin y describimos cómo incentiva la búsqueda de energía para alimentar nuestra creciente civilización.

En esta parte, continuamos siguiendo la energía y especulamos sobre cómo el dinero y la sociedad evolucionan juntos a medida que la humanidad se expande a través del espacio. Comenzamos con una breve recapitulación de la Parte I.

Primera Ley 101

En la Parte I, especulamos sobre una humanidad hiperbitcoinizada donde bitcoin se ha convertido en mucho más que solo una moneda o incluso un sistema financiero global. En el futuro, bitcoin está profundamente integrado en la energía, las telecomunicaciones, la logística y otros sectores de la economía de la Tierra. Las capas secundarias y terciarias de redes que se establecen sobre bitcoin son la forma en que los mercados, las cadenas de suministro y los sistemas políticos se organizan.

En la Parte I de esta serie se definió el «Centro de Hash».

La humanidad también comienza a asentarse en otros planetas como Marte. Esto nos llevó a explorar cómo funciona bitcoin cuando hay grandes distancias entre los usuarios y los mineros. Introdujimos la idea de un centro de hash (arriba) y explicamos cómo conduce a la Primera Ley de la Astronomía de Bitcoin: la minería basada en la prueba de trabajo no es viable lejos del centro de hash de una cadena de bloques. Todos los mineros de una cadena de bloques deben estar co-ubicados dentro del mismo horizonte de hash, una esfera espacial con un diámetro comparable a la distancia que puede viajar la luz dentro del tiempo de bloque de esa cadena de bloques. La elección de Bitcoin de un tiempo de bloque de 10 minutos coloca a Marte (a una distancia promedio de 12 minutos luz) fuera del horizonte de hash de la Tierra. ¡Los marcianos podrán usar bitcoin, pero no minarlo!

La minería es una de las industrias más importantes del futuro hiperbitcoinizado. No se trata solo de obtener comisiones de liquidación de transacciones, sino que la capacidad de cualquier persona para convertir directamente energía en dinero incentiva la recolección más amplia de energía y optimiza su distribución. Ansiosos por iniciar este ciclo virtuoso (y una ola de especulación financiera), las colonias distantes lanzarán sus propias cadenas de bloques similares a bitcoin.

Seguimos el lanzamiento de Muskcoin, la primera de estas cadenas de bloques, en el planeta rojo, Marte. El lanzamiento de Muskcoin es una especie de revolución económica y política. Los mineros terranos no lo apoyarán, prefiriendo mantener las comisiones de transacción marcianas acumulándose en la Tierra. La Primera Ley de la Astronomía de Bitcoin es la razón por la que los marcianos lanzaran Muskcoin, pero también será por qué Muskcoin sobrevivirá; los mineros terranos están demasiado lejos del centro de hash de Muskcoin para evitar que se convierta en la nueva moneda del planeta rojo.

Este patrón de expansión y revolución se repetirá a lo largo del futuro. A medida que las grandes distancias dividan a nuestra civilización, la Primera Ley asegura que aquellos en los márgenes tendrán tanto el incentivo como la capacidad de lanzar sus propias cadenas de bloques. Estos pioneros se asentarán en los planetas exteriores y, eventualmente, en estrellas cercanas, simplemente porque están muy lejos.

Civilizaciones Kardashev

Antes de continuar nuestras especulaciones, será útil introducir algunos términos para describir las civilizaciones por su uso de energía. La famosa escala de Nikolai Kardashev categoriza a las civilizaciones de la siguiente manera:

  • Una civilización tipo I utiliza energía a escala planetaria (~1017 Watts)
  • Una civilización tipo II utiliza energía a escala estelar (~1026 Watts)
  • Una civilización tipo III utiliza energía a escala galáctica (~1037 Watts)

Esta escala no es precisa y es más que un poco arbitraria, pero captura el vasto abismo en el uso de energía entre las civilizaciones de diferentes tipos: una civilización estelar Tipo II, por ejemplo, utiliza miles de millones de veces más energía que una civilización planetaria Tipo I. Las tres categorías originales han sido ampliadas (tipo IV, tipo V, etc.) e interpoladas. Una civilización de tipo 2.1, por ejemplo, usaría más energía que una civilización estelar Tipo II, pero menos que una civilización galáctica Tipo III.

La ciencia ficción describe con frecuencia fantásticos megaproyectos de civilizaciones avanzadas, como ascensores espaciales y esferas de Dyson, pero raramente tocan el cómo pagan por todo eso. ¿Cómo puede el dinero desarrollar el alcance para coordinar a la sociedad a través de sistemas solares y galaxias? ¿Qué tamaño tiene que tener el mercado para establecer la venta de un sistema estelar? ¿Qué moneda de reserva elegiría un futuro inversor inmortal para guardar? Estas preguntas son ignoradas por la mayoría de los escritores de ciencia ficción que ven el dinero como aburrido porque es igual que el de hoy o irrelevante porque el futuro es post-escasez.

… Si tu teoría se encuentra en contra de la segunda ley de la termodinámica, no hay esperanza; no hay nada, pero solamente que colapsar en la más profunda humillación.

SIR ARTHUR EDDINGTON

Creemos que las leyes de la termodinámica son inviolables. La energía siempre será escasa y su uso siempre creará entropía a través del calor residual. La única cantidad en el universo con suministro infinito es la ambición humana. Por lo tanto, ninguna sociedad futura será post-escasez. Para la humanidad, esto significa que el dinero y los mercados, y por lo tanto las cadenas de bloques, siempre serán útiles para optimizar la recopilación, distribución y asignación de recursos.

Cadenas de Bloques Kardashev

Creemos que el dinero escalará con el uso de energía de la sociedad.

Hoy, en el alba de Bitcoin, somos (según algunas medidas) una civilización tipo 0,7 «sub-planetaria». Para el momento de la revolución de Muskcoin, nuestra creciente civilización interplanetaria habrá subido a algún lugar entre tipo I y tipo II en la escala de Kardashev, aunque mucho más cerca del tipo I.

A medida que avanzamos hacia la categoría II, superaremos las «cadenas de bloques planetarias» tipo I, como Bitcoin o Muskcoin. Aún valoraremos estas monedas, pero forjaremos una nueva cadena de bloques estelar para abarcar todo nuestro sistema solar. Llamaremos a esta cadena tipo II Solcoin, ya que llegará a ser utilizado para la mayoría del comercio que ocurra en la órbita del Sol.

Pero el dinero no solo escala en respuesta al uso de energía de la sociedad, sino que también lo provoca: las cadenas de bloques de tipo superior impulsan a las civilizaciones de tipo inferior en la escala de Kardashev. Bitcoin fue una cadena de bloques tipo I construida por una civilización tipo 0,7. Incentivó la recolección de energía cerca de la Tierra, impulsándonos hacia el espacio y fuera de nuestro sistema solar hacia una civilización tipo I. Solcoin es una cadena de bloques tipo II construida por una civilización tipo 1,x. Incentivará la recolección de energía en todo el sistema solar, alimentando mega estructuras e misiones interestelares, permitiendo que nuestra especie se expanda a través de nuestra vecindad galáctica.

Cuando la humanidad alcance eventualmente otras estrellas, también lanzaremos cadenas de bloques allí, primero planetarias y luego estelares. Nuestra eventual sociedad interestelar tipo 2,x lanzará cadenas de bloques galácticas tipo III. Esta retroalimentación positiva entre sociedades expandiéndose y nuevas cadenas de bloques se repetirá a escala cada vez mayor determinada por la distribución de materia en el universo.

Comenzaremos nuestra historia con el origen de Solcoin en el una vez gran planeta Tierra, algún tiempo después de la revolución de Muskcoin.

Civilizaciones Tipo I lanzan Cadenas de Bloques Tipo II

La Revolución de Muskcoin fue una sorpresa para muchos Terrestres. La Tierra era el mundo más antiguo, poblado y desarrollado, y el hashrate de los mineros Terrestres era enorme. Sin embargo, Marte, una pequeña colonia que habría fracasado sin la continua inversión y el cuidado de la Tierra, se rebeló exitosamente contra bitcoin.

El factor crucial en el éxito de esta revolución fue la elección de los Marcianos de un tiempo de bloque lo suficientemente corto para colocar a la Tierra fuera del horizonte de hash de Muskcoin, lo que evitaba que los mineros Terrestres minaran Muskcoin. Si los Marcianos hubieran elegido dotar a Muskcoin con un tiempo de bloque de varias horas, la Tierra habría estado dentro del horizonte de hash de Muskcoin. El hashrate Terrestre masivamente mayor habría competido con los mineros Marcianos, permitiéndoles bombear hashes a Muskcoin, destruyéndola y consigo la revolución sin disparar un solo tiro.

Los tiempos de bloque cortos son una forma de proteccionismo económico gracias a la finita velocidad de la luz.

Marcianos y otros potenciales revolucionarios comprenden intuitivamente esta relación: los tiempos de bloque cortos permiten a las nacientes cadenas de bloques defenderse de los ataques de poderosos competidores. Los tiempos de bloque largos no solo hacen más difíciles de ingeniar las capas secundarias y terciarias en una economía basada en cadenas de bloques, sino que también ceden poder a intereses lejanos. Ninguna revolución sería tan tonta de comenzar una cadena de bloques con un tiempo de bloque largo.

El Declive y Fin del Imperio Terrestre

Pero, ¿qué pasa con el imperio?

Al igual que la Revolución Americana siglos antes, la revolución de Muskcoin se convirtió en un modelo para otras colonias que buscaban la independencia del control económico y político terrestre. Los intereses poderosos de la Tierra, como el Imperio Británico antes de ellos, se enfrentan a la perspectiva de una influencia cada vez menor, a medida que las colonias lejanas crecen y, inspiradas por el ejemplo de Marte, exigen su independencia.

Los terranos astutos se darán cuenta de que una cadena de bloques con un tiempo de bloque largo puede ser exactamente lo que se necesita para limitar futuras revoluciones. Los marcianos usaron bitcoin en Marte durante muchos años antes de lanzar Muskcoin; fue la imposibilidad de minar bitcoin y la ausencia del ciclo virtuoso de minería lo que promovió la revolución.

La mayoría de la masa del sistema solar está a un día luz de la Tierra. Si los terranos lanzaran una cadena de bloques con un tiempo de bloqueo de varios días, su horizonte de hash incluiría a todos los mineros en todo el sistema solar. Esto los llevará a sugerir Solcoin, la primera cadena de bloques estelar Tipo II.

Los terranos esperan que Solcoin transforme a los posibles revolucionarios coloniales en mineros productivos, minando todos juntos dentro de un único mercado a escala del sistema solar. Una sola moneda, argumentarán, es más eficiente que muchas separadas. Abogarán para que los ciudadanos de las colonias lejanas utilicen las cadenas de bloques planetarias tipo I, como bitcoin, para sus transacciones diarias, pero que minen Solcoin para el bienestar de sus economías.

Este arreglo sería de gran benefició para los mineros terrestres. Las grandes distancias y los tiempos de bloque cortos impiden que su inmenso hashrate, el más grande del sistema solar, entre en los mercados de comisiones de las cadenas de bloques como Muskcoin. Solcoin es un mercado de comisiones interplanetario en el que todos los mineros del sistema solar pueden competir. Dado que los terranos tienen el hashrate más alto, dominarían este mercado, obteniendo las comisiones por liquidación que actualmente van a los mineros de otras cadenas de bloques.

Solcoiners están vendiendo su hashrate a la sociedad interplanetaria. Y, como saben, no hay tal cosa como sociedad interplanetaria. Hay planetas, lunas e asteroides individuales».

STARGARET HASHER, 2187

Este punto no pasará desapercibido para los gobiernos, empresas y personas que viven lejos de la Tierra, ya utilizando o contemplando sus propias cadenas de bloques planetarias. Las industrias mineras locales en todo el sistema solar se negarán a abrirse a la competencia con los mineros terrestres, de la misma manera en que los fabricantes nacionales se oponen a reducir los aranceles en las importaciones extranjeras. Los detractores argumentarán que Solcoin es simplemente una estrategia de los pinches mineros terrestres para interferir en el dinero y la política de otros mundos, un signo de un imperio en declive, incapaz de ceder graciosamente el espacio interplanetario a quienes allí habitan.

Un Millon de Munditos

Pero los mineros terrestres no serán los únicos defensores de Solcoin. Para encontrar a otros, debemos dirigir nuestra atención a los bordes literales de la sociedad interplanetaria.

No todos los humanos elegirán vivir en o cerca de cuerpos celestes. Muchos preferirán establecerse en hábitats espaciales diseñados para ofrecer las condiciones de vida lo mas similar posible a la Tierra lejos del bullicio y la suciedad de la Tierra en sí. Los enormes cilindros giratorios pueden proporcionar gravedad equivalente a la de la Tierra, lo que es mucho más difícil de producir en la superficie de Marte o la Luna. Las lámparas de fusión, impulsadas por agua, pueden proporcionar luz natural igual a la de la Tierra. Los hábitats espaciales pueden prosperar en cualquier lugar. Algunos incluso pueden migrar.

Las colonias espaciales artificiales pueden albergar a millones de personas y orbitar en cualquier parte del sistema solar. ¿Cómo participarán en la industria minera los constructores de estos mundos de adorno? [Fuente]

Estos hábitats se construirán primero en órbita cerca de la Tierra, la Luna y Marte, y luego en puntos de Lagrange cercanos. Pero transportar grandes cantidades de material desde la superficie de un planeta es ineficiente y caro. Más tarde se construirán hábitats donde los materiales para hacerlos sean abundantes y donde no haya un pozo gravitacional con el que pelear: el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter y el cinturón de cometas más allá de la órbita de Neptuno conocido como el cinturón de Kuiper (del que Plutón es el miembro más prominente). Los asteroides y los cometas están hechos de carbono, silicio, metales, amoníaco, metano y agua: todos los ingredientes crudos de la industria espacial. Son el sustrato perfecto para construir colonias. Los cinturones se llenarán de ellas.

Es posible que los habitantes de los cinturones opuestos entre si del sistema solar no se sientan relacionados mutuamente, pero también es posible que tengan su propia identidad cultural y red económica llena de personas con una historia compartida y problemas similares. Los habitantes de los cinturones querrán unirse detrás de una cadena de bloques en el que todos puedan minar, atrayendo el ciclo virtuoso de la minería a su órbita.

Pero un cinturón poblado es muy diferente a un planeta. Una sola colonia espacial puede alojar a unos pocos millones de personas, de tamaño similar a una gran ciudad. Los miles de millones de humanos que eventualmente se establezcan en los cinturones de asteroides y Kuiper estarán dispersos a través de cientos y luego miles de dichas colonias. Al principio, las colonias pueden estar cerca entre sí, pero con el tiempo se distribuirán alrededor de la circunferencia completa de los cinturones. Si los habitantes de los cinturones deciden iniciar una cadena de bloques, ¿qué tiempo de bloque deberían elegir?

Los cinturones son objetos que se extienden a distancias en el espacio. El cinturón de asteroides (izquierda), entre Marte y Júpiter, tiene un diámetro de una hora luz. El cinturón de Kuiper (derecha), más allá de la órbita de Neptuno, tiene un diámetro de un día luz completo. Las cadenas de bloques tipo I con tiempos de bloque de minutos pueden ser utilizadas por los habitantes del cinturón, pero nunca serán minadas por ellos. Las grandes cantidades de energía disponibles en los cinturones solo serán aprovechadas por una cadena de bloques tipo II con un tiempo de bloque comparable (o, más probablemente, muchas veces) a su diámetro.

Las cadenas de bloques planetarias como Bitcoin y Muskcoin tienen tiempos de bloque cortos de alrededor de 10 minutos y horizontes de hash correspondientemente pequeños. Esto es suficiente para civilizaciones como la Tierra o Marte, que están ubicadas cerca de planetas y abarcan solo unos pocos segundos luz de distancia. Si, al igual que estas cadenas de bloques planetarias, los habitantes de los cinturones eligen un tiempo alrededor de 10 minutos, sus horizontes de hash serán similares. Los asteroides en el cinturón de asteroides no son un peligroso campo minado, como a menudo se muestra en las películas. En realidad, los asteroides están a una distancia promedio de 3 segundos luz, más que dos veces más lejos que la Tierra y la Luna. Los cometas en el cinturón de Kuiper están aún más alejados. Por lo tanto, una cadena de bloques con un horizonte de hash pequeño solo podrá conectar a los mineros en unas pocas colonias cercanas. Un pequeño número de colonias cercanas es como un pequeño número de ciudades cercanas. No tendrán la población, la industria o el hashrate para sostener una cadena de bloques completa, mucho menos una que pueda defenderse contra los ataques de cadenas de bloques planetarias cercanas. Pero la población de todo el cinturón, minando juntos, podrían defenderse contra el centro.

La geografía, o quizás la topología, de su sociedad presenta algunos desafíos. Un cinturón no está localizado cerca de ningún punto único. Es un anillo de material que rodea al Sol. El diámetro del cinturón de asteroides es mayor que la órbita de Marte: las señales tardan casi una hora completa en cruzarlo. El cinturón de Kuiper es aún más grande en diámetro: un día luz completo. Una cadena de bloques que pudiera conectar a todos estos mineros lejanos necesitaría un tiempo de bloque extremadamente largo.

Este es exactamente el problema que resuelve una cadena de bloques estelar como Solcoin. Sin Solcoin, los habitantes de los cinturones podrían comerciar utilizando cualquier cadena de bloques planetaria local, pero nunca podrían iniciar el ciclo virtuoso de la minería. Con Solcoin, los habitantes de los cinturones pueden conectar mineros en cualquier lugar donde encuentren energía para utilizar y esperar ganar comisiones de transacción por el comercio a nivel solar.

Quizás una de las grandes ironías del futuro será la alianza Solcoin entre terranos y los habitantes de los cinturones.

Cadenas de Bloques Tipo I y II son Diferentes

Aunque funcionan bajo los mismos principios, la gran diferencia de escala entre las cadenas de bloques estelares Tipo II y planetarias Tipo I no solo hace que Solcoin sea más grande, sino que lo hace diferente.

Los Tiempos de Confirmación son Largos

Para que la minería sea posible en todo el sistema solar, Solcoin debe tener un horizonte de hash de 1-2 días de ancho, pero esto no significa necesariamente que el tiempo de bloque deba ser igual a 1-2 días. Una señal solo se tarda unos segundos en atravesar toda la infraestructura de red de la tierra, pero el tiempo de bloque de bitcoin es de diez minutos, que es cientos de veces más grande.

La imprevisibilidad de la prueba de trabajo significa que los tiempos de bloque tienen una varianza estadística irreductible – una cadena de bloques con un tiempo de bloque objetivo de diez minutos ocasionalmente tendrá bloques apenas unos minutos o incluso segundos aparte. El tiempo de bloque debe ser lo suficientemente largo para que la red tenga suficiente tiempo para integrarse sobre el mercado actual de comisiones de la mempool, así como para obtener suficiente hashrate para defenderse contra los intentos de reorganizar la cadena. Los tiempos de bloque deben ser al menos varias veces el tiempo de transito de la señal de los mineros más alejados.

Si escalamos de manera ingenua los números y si la señal se tarda 1-2 días en viajar por todo el sistema solar habitado, entonces esto sugiere un tiempo de bloque de varios cientos de días. La escala lineal puede ser demasiado conservadora; es posible que a medida que el tiempo que la señal transita en el espacio aumenta, el múltiplo ideal para el tiempo de bloque pueda disminuir. Podríamos ser menos conservadores y sugerir un tiempo de bloque tan corto como 7-30 días, entre una semana y un mes terrestre, pero incluso en este caso optimista, ¡una sola transacción de Solcoin podría tardar meses en confirmarse!

La Emisión es Mas Lenta

Si la política monetaria de Solcoin se basara en la de Bitcoin (suministro fijo, recompensa de bloque, halving), entonces el largo tiempo de bloque implica un programa de emisión correspondientemente lento. Suponiendo que el halving se mantenga en 210,000 bloques, en lugar de cada cuatro años, bloques de 7-30 días implicarían que el halving ocurriría cada ~4,000 a 17,000 años. Bitcoin está programado para producir su suministro de 21 millones de BTC dentro de ~140 años desde su lanzamiento. Con bloques de 7-30 días, Solcoin tardaría ~140,000 a 600,000 años en hacer lo mismo. Estos son periodos de tiempo que la humanidad nunca a considerado, quizás más largos que la historia de nuestra especie.

La emisión de Solcoin podría acelerarse restringiendo su escala en el espacio. Si se excluyen a los pobres habitantes del cinturón de Kuiper, el horizonte de hash necesario de Solcoin se puede reducir a, digamos, el diámetro de la órbita de Neptuno: solo 8 horas-luz. Esto permitiría un tiempo de bloque correspondientemente más corto, lo que hace que el halving ocurra mas frecuentemente. Alternativamente, Solcoin podría mantener su escala deseada en el espacio y el correspondiente tiempo de bloque de 7-30 días pero simplemente reducir el número de bloques necesarios para el halving de 210,000 a quizás tan bajo como 10,000. Esto todavía da como resultado ~180 a 800 años para el halving y ~6,600 a 29,000 años para producir todo el suministro de Solcoin.

Parece que independientemente de qué números usemos, si queremos que sea posible la minería de Solcoin en una fracción apreciable de nuestro sistema solar, entonces estamos obligados a pensar en períodos de tiempo muy, muy largos.

La Dificultad y Hashrate son Mas Altos

Como una cadena de bloques estelar, los mineros de Solcoin no deberían concentrarse demasiado cerca de ningún planeta o colonia en particular. Esto significa que la dificultad de los bloques de Solcoin tiene que ser extremadamente alta.

Durante los primeros días del lanzamiento de Solcoin, cuando el hashrate es bajo, si la dificultad mínima también fuera baja, sería posible que los mineros tienen un hashrate mucho mayor en una sola ubicación (un solo planeta) minen bloques más rápido de lo que pueden transmitirse a través de la red (1-2 días). Si más de un minero (o pool) hiciera esto, desestabilizaría el consenso. Por lo tanto, la dificultad debería ser lo suficientemente alta como para que incluso si un porcentaje mayor del hashrate de algún planeta elige minar Solcoin, sería insuficiente para ganar bloques constantemente.

Una estrategia que Solcoin podría usar para rechazar los ataques de los mineros de cadenas de bloques planetarias durante su infancia es usar un algoritmo de minería único. Si bien esto puede funcionar inicialmente, también es posible que los avances futuros hagan que la impresión de ASIC personalizados sea trivial. La defensa más segura es simplemente establecer una dificultad alta y no lanzar Solcoin hasta que exista suficiente hashrate para operarlo. Usar el mismo algoritmo de minería que las cadenas de bloques planetarias también puede ser una forma de fomentar la adopción.

Para estabilizar los pagos frente a dificultades tan altas (y tiempos de bloque largos), los mineros de Solcoin se verían obligados a crear y unirse a pools de minería distribuidos por todo el sistema solar. (Nota: incluso si el hashrate de Solcoin crece hasta superar el de las cadenas de bloques planetarias, según la Primera Ley, las pools de minería distribuidos de Solcoin no pueden coordinarse para atacar las cadenas de bloques planetarias, ya que la mayoría de sus miembros estarían fuera del horizonte de hash de una cadena de bloques planetaria).

El uso y el precio de la energía son astronómicos

Debido a su alta dificultad, la prueba de trabajo en un solo bloque de Solcoin eventualmente representará más energía que la utilizada por planetas enteros. Solcoin no es solo una cadena de bloques estelar en diámetro físico, también es una cadena de bloques estelar en escala de energía (volveremos a este punto a continuación).

Para que la minería tenga sentido económico, las Solcoins deben volverse extremadamente valiosas (en moneda planetaria). Esta hipótesis, inicialmente, alimentará muchas especulaciones sobre el precio de Solcoin. Pero los especuladores por sí solos no son suficientes para sostener un proyecto gigantesco como Solcoin. Para que Solcoin tenga éxito, debe ser ampliamente aceptado por la sociedad interplanetaria. Dado que el precio y el ritmo de Solcoin descartan muchos tipos de actividad económica, ¿para qué la usaría exactamente la gente? ¿Por qué la gente, fuera de los codiciosos terranos y los pobres habitantes de los cinturones, querrían holdear Solcoin?

Las Civilizaciones Tipo I y II son Diferentes

Las civilizaciones tipo II son tan diferentes de las civilizaciones tipo I como las cadenas de bloques tipo II lo son de las cadenas de bloques tipo I. A medida que una civilización Tipo I evoluciona hacia una Tipo II, experimenta cambios estructurales paralelos a su dinero. Ambos se vuelven de menor preferencia temporal, tienen horizontes de inversión más largos y mayores requisitos de energía. Las civilizaciones y las cadenas de bloques co-evolucionan juntas.

Exploremos algunas de las formas en las que difieren las civilizaciones Tipo I y II y, al hacerlo, comprendamos por qué una civilización Tipo II encontrará valiosa una cadena de bloques Tipo II como Solcoin.

Cultura con Baja Preferencia Temporal

Al igual que las diferentes zonas horarias actuales, la miríada de ciclos diurnos y nocturnos en todo el sistema solar dificultará la coordinación de actividades interplanetarias simultáneas. Pero a diferencia de la comunicación entre zona horarias, la comunicación interplanetaria es asíncrona. Cuando llamas a alguien en el lado opuesto del mundo, puede ser un momento inconveniente para ellos, pero tu conversación comienza instantáneamente y ocurre en tiempo real. Pero no puedes llamar a alguien en otro planeta; les envías mensajes grabados que reciben horas después. Esta es una limitación de comunicación inevitable impuesta a todas las civilizaciones futuras por la velocidad finita de la luz.

La comunicación asincrónica ya es común en nuestro mundo actual: todos envían correos electrónicos, mensajes de texto y mensajes en las redes sociales, pero las conexiones en vivo son importantes para nosotros. El trabajo remoto y las relaciones se mantienen gracias a la facilidad de estar «en línea» (un ejemplo es el aumento masivo de las aplicaciones de videochat durante la pandemia de 2020). Cuando la mayor parte de nuestra civilización es incapaz de comunicarse en vivo, el futuro comienza a parecerse al pasado: una sociedad de cartas y telegramas.

Pero el futuro también se parecerá a un tiempo como ningún otro. La tecnología, ya sea a través de la medicina, la informática o ambas, extenderá grandemente la vida humana. Una esperanza de vida de cientos o incluso miles de años puede volverse común. Las personas longevas que se comunican asincrónicamente tendrán una relación con el tiempo diferente a la de los humanos de hoy. El efecto acumulativo de estas relaciones temporales que cambian en toda la sociedad, incluso si la extensión de la vida es algo rara, podría ser profundo. La paciencia, la planificación y la baja preferencia temporal, al menos en comparación con los ciclos comerciales actuales, pueden convertirse en la norma.

Para una persona que espera vivir 10.000 años y está acostumbrada a conversaciones con horas y días luz de retraso, la lentitud de Solcoin puede no ser notable. Esperar tres meses para que se confirme una transacción de Solcoin puede parecer algo normal, como al igual se siente esperar una hora para que una transacción de Bitcoin se confirme se siente algo normal. Esperar un siglo para que se active un contrato en Solcoin sería como esperar solo un año actualmente para que se activen las ganancias de capital a largo plazo. El ritmo de Solcoin coincide cada vez más con la preferencia temporal de su era.

El Transporte es Lento

Las modernas redes de transporte hacen que nuestro mundo se sienta pequeño. Los viajes entre mundos distantes llevarán meses y serán costosos. Esto hará que los viajes interplanetarios se vuelvan altamente estratificados por preferencia temporal.

Mapa isócrono de distancias desde Londres, alrededor de 1843. Se podía llegar a cualquier parte de Europa en una semana, pero podía llevar meses llegar a las partes más remotas del Imperio Británico. Las vastas distancias del espacio requerirán de manera similar muchos meses para cruzar. De esta manera el futuro será como el pasado. (Fuente)

El transporte de personas o suministros vitales se realizará a través de rutas directas, extremadamente costosas y de tiempo mínimo, que aún demorarán de semanas a meses, dependiendo de la distancia. Pero la mayoría de los bienes se enviarán a través de rutas lentas, baratas y que requieren menos energia, que al igual que las rutas de envío marítimas del pasado, solo están disponibles esporádicamente, variando con las posiciones de los planetas en sus órbitas. La transferencia Hohmann de la Tierra a Marte, por ejemplo, es una de las rutas más eficientes energéticamente entre esos planetas, pero tarda 9 meses en completarse y solo presenta una ventana de lanzamiento cada 24 meses. Las empresas marcianas pueden acostumbrarse a esperar hasta 3 años para la próxima ventana de entrega económica desde la Tierra.

Hay trayectorias aún más eficientes desde el punto de vista energético entre mundos (utilizando la Red de Transporte Interplanetario) que tardan décadas o siglos. Estas rutas generalmente se ignoran porque son demasiado largas para ser prácticas, pero pueden ser apropiadas para transportar grandes cantidades de masa, como asteroides y cometas completos. Una fuente importante de ingresos para los habitantes de los cinturones puede ser la exportación de dichos objetos desde su órbita al resto del sistema solar. La forma más económica de enviar un cometa rico en agua de 5 millas de diámetro a una fábrica orbital joviana podría ser pagar por adelantado en Solcoin y esperar 75 años.

Los Horizontes de Inversión son Largos

Los «Meth» en la serie Altered Carbon de Netflix son oligarcas inmortales que tiene un gran poder y riqueza. Pueden permitirse backups ilimitados de sus propios cuerpos y pueden pasar décadas viajando entre sistemas estelares. ¿Cómo una persona así almacenaría su riqueza?

Una vida más larga no solo significa que podemos ser más pacientes con las transacciones de Solcoin, sino que cambia la forma en que invertimos y nuestra tolerancia al riesgo/rentabilidad. Si planeas vivir 10,000 años, ¿cómo almacenarías y preservarías tu riqueza?

La preservación de la riqueza tiene que ver con la gestión de riesgos, y el futuro, en una escala de tiempo lo suficientemente larga, es un lugar peligroso. Es posible que hoy no te preocupes por un evento catastrófico, de los que llaman «cisne negro» con una probabilidad del 1% de que ocurra por siglo, pero si vivieras durante 10,000 años, la probabilidad de que ese mismo evento ocurra al menos una vez se acerca a 2 en 3. Con el tiempo suficiente, los accidentes naturales como impactos extraterrestres, erupciones solares o supervolcanes se manifestarán en algún lugar, en algún momento.

Y conociendo nuestra historia, es poco probable que las futuras sociedades en constante expansion y competencia por los recursos del sistema solar permanezcan siempre en paz; la guerra total en una sociedad con enormes cantidades de energia podría significar la destrucción de un planeta entero y su cadena de bloques junto con él. Incluso si el conflicto no se intensifica a un nivel tan destructivo, si la Tierra y Marte fueran a la guerra, ¿Podrían Bitcoin o Muskcoin considerarse dinero neutral? ¿Podrían los mineros de bitcoin, unidos por su ubicación común en la Tierra ver a Marte como un enemigo, y elegirían (o se verían obligados políticamente) a censurar las transacciones de conocidas entidades marcianas? Después de todo, esta posibilidad fue una de las principales causas de la revolución de Muskcoin. Si eres un marciano rico que va a entrar en crio-estasis durante 1000 años para esperar el desarrollo de tus inversiones, es muy probable que te preocupes por este tipo de conflictos politicos imprevistos.

Los inversores con un horizonte a largo plazo utilizan actualmente bienes inmuebles o materias primas como el oro, el petróleo, los metales preciosos y, cada vez más, bitcoin para cubrir la exposición al riesgo geopolítico. ¿Qué activos utilizarían los futuros inversores a largo plazo para cubrir su exposición al riesgo heliopolítico?

Las cadenas de bloques planetarias están, por definición, localizadas en un planeta determinado y, por lo tanto, son inseparables de los riesgos heliopolíticos de ese planeta. Los inversionistas del futuro pueden intentar cubrir este riesgo manteniendo un portafolio de cadenas de bloques planetarias y requilibrarlo a lo largo de los siglos, o pueden invertir en materias primas, aunque sus opciones serían diferentes (por ejemplo, hidrógeno en lugar de petróleo).

Al distribuir el consenso en todo el sistema solar, una cadena de bloques estelar como Solcoin proporciona exactamente el activo que buscan los inversionistas a largo plazo. Ven los tiempos de bloque largos de Solcoin y el tremendo hashrate como características, no como bugs. Solcoin es un dinero heliopolíticamente neutral y de bajo riesgo para la preservación del capital a largo plazo.

Esto no será evidente para las élites cuando Solcoin se lance por primera vez. Los administradores de dinero «serios» inicialmente no considerarán a Solcoin como una clase de activo real, pero una apreciación mayor durante algunas décadas (o siglos) puede convencerlos de que Solcoin tiene propiedades superiores como reserva de riqueza en comparación con cualquier cadena de bloques planetaria, debido a su mayor robustez contra amenazas locales, naturales o políticas. Eventualmente, Solcoin estará en manos de todos, ya sea directamente o a través de algún index fund futurista.

La Escalas Energéticas están Aumentando

La ciencia ficción a menudo representa sociedades interplanetarias lanzando misiones interestelares o construyendo mega estructuras, como mundos anulares, esferas/enjambres de Dyson, propulsores de Shkadov, etc., pero rara vez describe cómo se financian dichos proyectos. Los megaproyectos serán las colaboraciones más caras y más grandes en la historia de nuestra especie, consumiendo más energía que sociedades planetarias enteras. Tomarán miles de años en completarse, lo que significa miles de años de pago a diseñadores, proveedores y constructores desde Mercurio hasta el cinturón de Kuiper. ¿En que moneda se les pagara a estas personas y empresas? ¡Solcoin, por supuesto!

Una «Esfera de Dyson» es como un enjambre de naves espaciales y colonias que recolectan toda la energia que produce una estrella. ¿Qué mercad esta lo suficientemente hambriento como para consumir la energía de una estrella? [Fuente]

La neutralidad heliopolítica de Solcoin la convierte en una opción natural para financiar megaproyectos. Los contratistas e inversores de todo el sistema solar se sienten más cómodos confiando en una Solcoin neutral en lugar de una cadena de bloques planetaria posiblemente partidista como bitcoin. La escala de tiempo de Solcoin también coincide con la de los megaproyectos, lo que permite a sus partidarios administrar el riesgo de una inversión tan grande durante un período de tiempo tan largo. Pero existe una conexión aún más profunda entre las cadenas de bloques Tipo II y los megaproyectos: ambos operan en las mismas escalas de energía tremendamente altas.

Veamos el ejemplo clásico de una esfera de Dyson (imagen de arriba). La cantidad de energía requerida para reconfigurar suficiente materia para borrar una estrella, por definición, coloca a un proyecto de este tipo en la categoría Tipo II. ¿Por qué la humanidad elegiría construir tal mega estructura o usar tanta energía? Una esfera de Dyson no solo puede albergar a miles de millones de personas, sino a miles de millones de veces mas que el numero de personas que viven en la Tierra actualmente. La simple expansión de la población y el consumismo excesivo por sí solos pueden no ser suficientes para generar demanda de tanta energía.

Pero hay otras cosas que pueden impulsar el consumo de energía. Investigación fundamental y las misiones interestelares también requerirán escalas de energía más allá de un solo planeta. Si la humanidad va a experimentar alguna vez con agujeros negros o colonizar otra estrella, necesitaremos el presupuesto de energía de una civilización Tipo II, incluso si nunca construimos una esfera de Dyson. Esto requiere crear un incentivo económico para recolectar energía en todo el sistema solar.

Las cadenas de bloques tipo I no proporcionan este incentivo. Es cierto que las concentraciones de energía lejos de los centros de hash existentes atraerán colonos, crearan civilizaciones y comenzarán sus propias cadenas de bloques, incentivando la recolección de energía en las cercanías de ese planeta, luna o colonia. Pero estas cadenas de bloques Tipo I no podrán incentivar la recolección de energía fuera de sus horizontes de hash limitados. Reunir la vasta energía de los cometas del cinturón de Kuiper o de la luz que nuestro sol emite en todas las direcciones del espacio requiere incentivar la recolección de energía en cada punto de nuestro sistema solar.

Esto es exactamente lo que hace una cadena de bloques Tipo II como Solcoin. El amplio horizonte de hash de Solcoin significa que un minero puede convertir de manera confiable la energía cosechada en cualquier parte del sistema solar en ganancias sin tener que transportarla primero cerca del centro de hash de una cadena de bloques planetaria. Al igual que Bitcoin antes en la Tierra, el mercado de hashrate de Solcoin es un trinquete que lleva a la sociedad a niveles cada vez más altos de producción de energía.

Dando la vuelta a esta relación, también vemos por qué es vital para una civilización Tipo II usar una cadena de bloques Tipo II. Las civilizaciones de tipo II utilizan miles de millones de veces más energía que las civilizaciones Tipo I y, en consecuencia, que las cadenas de bloques Tipo I. Si incluso una pequeña fracción de esta energía se concentrara en una ubicación espacial y se convirtiera en hashrate, podría desestabilizar una cadena de bloques Tipo I local, como una bomba de hash durante la revolución de Muskcoin. Solo una cadena de bloques Tipo II opera a escalas de energía lo suficientemente altas como para defenderse de tales ataques.

Las Cadenas de Bloques Tipo II no Reemplazaran a las Tipo I

Una de las primeras lecciones de la hiperbitcoinización fue que solo puede existir una cadena de bloques, un dinero sólido. Todos los demás dineros fallan o son subsumidos por el comercio denominado en bitcoin. Los lanzamientos exitosos de Muskcoin y otras cadenas de bloques planetarias fueron otra lección: múltiples cadenas de bloques (múltiples monedas sólidas) pueden coexistir, pero solo si están lo suficientemente lejos unas de otras en el espacio. Solcoin es una cadena de bloques que está cerca de todos (su horizonte de hash se extiende por todo el sistema solar). Si solo puede haber un dinero sólido en un lugar a la vez, ¿el éxito de Solcoin no depende de que reemplace a todas las cadenas de bloques planetarias?

Diferentes Demandas Existen entre Diferentes Preferencias de Tiempo

Algunos maximalistas de Solcoin creerán esto y, por lo tanto, verán todas las cadenas de bloques planetarias como competidores y a sus partidarios como enemigos de Solcoin. Pero la verdad tiene más matices. Como hemos visto, las cadenas de bloques Tipo II, como Solcoin, son extremadamente diferentes de las cadenas de bloques Tipo I. No son solo más grandes; también son más lentas, usan más energía y son mucho más valiosas. Esta diferencia de escala segrega la actividad económica por preferencia temporal.

Solcoin está diseñado para proyectos y comercio a largo plazo, de alto consumo energético y entre sistemas solares. Las cadenas de bloques planetarias no se podrían usar para ese tipo de cosas.

Pero la actividad económica a escala de planetas seguirá utilizando principalmente cadenas de bloques planetarias. En una economía hiperbitcoinizada, solo las transacciones más grandes se colocan directamente en la cadena de bloques de todos modos. Las economías planetarias ya están organizadas en capas, que se asientan en su cadena de bloques local. Solcoin puede llegar a usarse para un pequeño porcentaje de las transacciones planetarias más valiosas, pero la mayoría continuará usando moneda planetaria. La compra del mejor café espacial aún se realizará utilizando una red de pago a través de la cadena de bloques planetaria local.

También se crearan capas superiores en Solcoin. Estas capas permitirán transacciones de Solcoin más rápidas, tal como lo hacen con las cadenas de bloques planetarias. Pero estas capas no podrán cerrar la brecha entre el tiempo de bloque de Solcoin y el ritmo de la vida diaria (abrir y cerrar canales aún requiere esperar a que se confirmen los bloques, lo que podría llevar meses en Solcoin). Solcoin es demasiado lenta para la mayoría de los tipos de comercio local. Esto significa que siempre habrá cierta demanda de tokens y hashrate de las cadenas de bloques planetarias. Incluso si tu o tu empresa prefieren operar en la escala de Solcoin, los proveedores a los que compras o los trabajadores que contratas pueden tener preferencias de tiempo diferentes a las tuyas.

Con el tiempo, una fracción cada vez mayor del valor económico y el hashrate de todo el sistema pueden gravitar hacia Solcoin, pero las cadenas de bloques planetarias sobrevivirán donde puedan. Las civilizaciones Tipo II no desplazan a las civilizaciones Tipo I, las contienen. Del mismo modo, las cadenas de bloques Tipo II no desplazan a las cadenas de bloques Tipo I, las contienen.

Gestion del Portafolio al Estilo Kardashev

Una de las funciones importantes de cualquier cadena de bloques es proporcionar una reserva de valor a largo plazo. Solcoin está diseñada para ser una reserva de valor mejor que cualquier cadena de bloques planetaria, por lo que parte de los ahorros se transferirán de las cadenas de bloques planetarias a Solcoin. Los inversores decidirán cuánto de su portafolio almacenar en cadenas de bloques planetarias (pueden decidir tener más de una) y cuánto almacenar en Solcoin en función de su preferencia temporal y sus preocupaciones heliopolíticas. Cuanto más largo sea el horizonte temporal de un inversor, más probable es que mantenga su riqueza en Solcoin, pero la necesidad de realizar inversiones o compras a escala planetaria siempre garantizará cierta demanda para mantener cadenas de bloques planetarias.

Como resultado, los mineros tendrán que decidir cuánto hashrate invertir en su cadena de bloques planetaria local (bitcoin, Muskcoin, etc.) frente a cuánto invertir en Solcoin. La proporción que cada minero elige entre estos dos hashrates equilibra sus creencias sobre los mercados actuales de hashrate, el movimiento futuro de precios entre Solcoin y su moneda local, así como su propia preferencia temporal. Los mineros que valoran los retornos inmediatos pondrán más hashrate en su cadena de bloques planetaria, aquellos que pueden darse el lujo de tener una preferencia de tiempo más baja pondrán más hashrate en Solcoin. Si demasiados mineros en un lugar están minando Solcoin, debería crear un incentivo para que otros comiencen a minar en su cadena de bloques planetaria local, y viceversa. En una primera aproximación, la proporción de hashrate que un minero dedica a su propia cadena de bloques planetaria frente a Solcoin debería ser igual a la proporción de hashrate entre esa cadena de bloques planetaria y Solcoin.

Hacia una Segunda Ley

Las cadenas de bloques Tipo I y II se pueden «superponer» entre si en el espacio porque el mercado segrega su uso por tiempo. Una analogía física puede ayudar a visualizar esta situación y proporcionar terminología útil.

Interferencia

Las ondas son oscilaciones autosuficientes que contienen o transportan energía. Las ondas se caracterizan por varios parámetros como la frecuencia, la longitud de onda, la amplitud, etc. Estos parámetros están restringidos: baja la frecuencia y la longitud de onda aumenta mientras que la energía disminuye. Estas interacciones entre ondas pueden ser muy frecuentes. Cuando las ondas tienen diferentes frecuencias/longitudes de onda, pueden superponerse en el espacio: una onda “pasará a través” de otra sin que ninguna de las dos sea perturbada. Cuando las ondas tienen frecuencias/longitudes de onda similares, pueden interactuar fuertemente, exhibiendo interferencia constructiva o deconstructiva.

Las cadenas de bloques no son ondas, pero son autosuficientes. Contienen energía y se caracterizan por parámetros restringidos. En lugar de una frecuencia, una cadena de bloques tiene un tiempo de bloque. En lugar de una longitud de onda, tiene un horizonte de hash. Baja la frecuencia (tiempo de bloque) y la longitud de onda (horizonte de hash) aumenta (debido a la Primera Ley). Curiosamente, como vimos anteriormente, bajar la frecuencia aumenta la energía: Solcoin usa mucha más energía que una cadena de bloques planetaria. Podemos usar esta analogía para hablar sobre las cadenas de bloques de otra manera. Dos cadenas de bloques con frecuencias/longitudes de onda muy diferentes (tiempos de bloque/horizontes de hash) como Solcoin y bitcoin pueden superponerse. No «interfieren económicamente» entre sí porque operan en escalas de tiempo muy diferentes. El mercado puede admitir ambas cadenas de bloques para sus diferentes usos.

Dos cadenas de bloques de frecuencia/longitud de onda similares (tiempo de bloque/horizonte de hash) no pueden superponerse. Interfieren económicamente entre sí: los mineros y los usuarios inevitablemente elegirán una de ellas. Es por eso que las altcoins se extinguieron mientras que Bitcoin sobrevivió. Las cadenas de bloques con una frecuencia/longitud de onda similar deben estar ampliamente separadas, como bitcoin y Muskcoin, desacoplando sus mercados mineros a través de la Primera Ley.

En resumen, las cadenas de bloques pueden coexistir si están muy separadas en el espacio físico O en el espacio de frecuencia: tiempo de bloque. Las cadenas de bloques Tipo I tienen tiempos de bloque similares pero están muy separadas en el espacio. Las cadenas de bloques Tipo I y Tipo II se superponen en el espacio, pero están muy separadas en el espacio de frecuencia: tiempo de bloque.

Resonancia

Pero, ¿qué tan separadas deben estar las cadenas de bloques? Esta es otra forma en que las ondas proporcionan una buena analogía.

Las ondas en el espacio libre (llamadas «ondas viajeras») pueden tener cualquier longitud de onda; es por eso que puedes ver la luz en todos los colores, pero las ondas que interactúan con la materia reaccionarán a ella. La mayoría de las olas rebotan o decaen. Algunas ondas, llamadas «ondas estacionarias» o «modos normales», son especiales: pueden persistir durante mucho tiempo, almacenando o absorbiendo energía. Los modos normales tienen «longitudes de onda características» y «frecuencias naturales», que están determinadas por la geometría de la materia con la que interactúan. Los modos normales también pueden «resonar», absorbiendo rápidamente la entrada de energía en sus frecuencias características. Es por eso que no importa el como toques una campana, golpees un gong o toques una cuerda de guitarra (dentro de lo razonable), emerge el mismo tono.

Imagina una cadena de bloques con un tiempo de bloque de varias horas diseñada para conectar los planetas interiores, por ejemplo, una cadena de bloques tipo 1.3. Su tiempo de bloque sería lo suficientemente largo como para hacer que las transacciones Tipo I sean caras e ineficientes, pero no lo suficiente como para proporcionar capacidades de gestión de riesgos Tipo II. Su horizonte de hash sería más pequeño que una cadena de bloques Tipo II, insuficiente para incluir los planetas exteriores y los cinturones, dejándolos sin una cadena para minar, desincentivando la recolección de energía de sus órbitas. Una cadena de bloques Tipo 1.x es una solución algo incómoda y parcial.

Si las cadenas de bloques son como ondas, entonces las cadenas de bloques Tipo I y II son modos normales. Sus longitudes de onda características y frecuencias naturales están determinadas por las distribuciones de la materia de la que extraen energía y las escalas de tiempo culturales de las civilizaciones que alimentan. Las cadenas de bloques Tipo I y II son puntos Schelling, resonando con el mercado, lo que permite que un pequeño grupo de valientes y un hashrate bajo generen un dinero autosuficiente que absorbe energía y valor.

Una cadena de bloques Tipo I resuena con una frecuencia de 10 minutos alrededor de un planeta o colonia y se usa para transacciones diarias y comercio global.

Una cadena de bloques Tipo II resuena con una frecuencia de un mes en todo un sistema estelar y se utiliza para la preservación del capital a largo plazo y las inversiones de alto consumo energético, como los megaproyectos.

Es por eso que no especulamos sobre ninguna cadena de bloques de escala intermedia entre el Tipo I y el Tipo II. Nuestra hipótesis es que las cadenas de bloques intermedias, en caso de que se lancen, no serían puntos Schelling. Lejos de la resonancia, se descompondrían, entregando su hashrate a sus vecinas de Tipo I o Tipo II.

Exclusión

Las dos analogías de interferencia y resonancia implican una tercera.

La física clásica suele ser continua. Distintos estados de energía o posición de la materia pueden estar arbitrariamente juntos. La física cuántica suele ser discreta. Las partículas de materia deben ocupar estados distintos con diferentes energías o posiciones. Los estados generalmente se «llenan» con partículas de materia en orden creciente de energía, hacia el exterior desde alguna fuente. Esto se conoce como el principio de exclusión de Pauli.

Las cadenas de bloques deben resonar en torno a distribuciones de materia (planetas o sistemas solares) y una escala de tiempo cultural (en tiempo real o a largo plazo), lo que significa que los estados permitidos para las cadenas de bloques son discretos, no continuos. Las cadenas de bloques en el mismo estado (ubicación y tiempo de bloque) interfieren económicamente entre si. Al igual que las partículas de materia, solo una única cadena de bloques puede ocupar un estado determinado, y los estados se llenan en orden creciente de escala energética y distancia de la Tierra: Tipo I antes que Tipo II, bitcoin antes que Muskcoin.

Presumimos que las cadenas de bloques, como la materia, obedecen a alguna versión económica de un principio de exclusión que promovemos como una Segunda Ley:

La Segunda Ley de la Astronomía de Bitcoin: (el Principio de Exclusión Hash): las escalas físicas y temporales discretas proporcionan estados jerárquicos para que las cadenas de bloques ocupen en orden creciente de energía y distancia de la Tierra.

A medida que la humanidad asciende en la escala de Kardashev, la Segunda Ley describe cómo las cadenas de bloques llenan la materia que nuestra sociedad ha colonizado y las escalas de tiempo con las que nuestra cultura puede experimentar.

Las cadenas de bloques son una especie de materia oscura económica, que oculta la materia normal dondequiera que se asiente la civilización, invisible pero detectable a través de la presión constante que ejercen sobre los mercados energéticos y las cadenas de suministro.

Civilizaciones Tipo II Lanzan Cadenas de Bloques Tipo III

Siguiendo las implicaciones de la Segunda Ley, la humanidad, si sobrevivimos lo suficiente, eventualmente lanzará una cadena de bloques galáctica Tipo III.

Una noción tan pesada requiere que primero nos convirtamos en una civilización Tipo 2.x que a su vez requiere expandirse a otras estrellas.

Misiones interestelares son megaproyectos Tipo II

Las estrellas están extremadamente alejadas unas de otras; Las sondas espaciales más rápidas de la actualidad tardarán cientos de miles de años en llegar a las estrellas vecinas. Reducir el marco de tiempo de tales viajes a siglos o décadas requerirá que las naves viajen a fracciones sustanciales de la velocidad de la luz. Nuestra generación actual de naves espaciales son no tripuladas y no son más grandes que un carro o un bus pequeño; una misión interestelar requeriría una nave enorme capaz de soportar una tripulación humana y algún complemento de colonos (quizás hibernando) y sus suministros.

Más masa moviéndose más rápido significa que la nave tiene más energía cinética. La cantidad total de energía cinética se puede usar para estimar el costo total de la misión (esta estimación es una orden de magnitud menor que el costo real ya que los costes de construcción, ineficiencias y muchas otras consideraciones hacen que una misión interestelar sea aún más costosa en realidad). Como ejemplo concreto, veamos una nave espacial del tamaño de un portaaviones moderno que se mueve al 10% de la velocidad de la luz (tal nave aún tardaría un siglo en alcanzar incluso las estrellas más cercanas y apenas sería lo suficientemente grande como para mantener con vida a sus pasajeros de camino, pero no importa) ¡La energía cinética de esta nave sería órdenes de magnitud mayores que el actual consumo energético anual de toda nuestra civilización!

¡Y eso es solo una nave! El lanzamiento de muchas misiones interestelares utilizaran mucha mas energia que esto. La colonización interestelar es el dominio de las civilizaciones Tipo II. El desarrollo de infraestructura energética a tal escala requerirá mercados como Solcoin. Si crees que el destino de la humanidad es colonizar otros sistemas estelares, entonces serías creyente de Solcoin.

El Ciclo Se Renueva

Dados los años que tomará enviar transacciones, los colonos de un sistema estelar remoto apenas podrán usar, y mucho menos minar, cualquier cadena de bloques Tipo I como bitcoin en nuestro sistema solar. Por lo tanto, estos colonos lanzarán su propia cadena de bloques Tipo I para apoyar a la primera colonia en la nueva estrella. Pueden esperar para iniciar esta cadena de bloques hasta que lleguen al nuevo sistema, pero también pueden iniciarla en el camino, adentro de la nave, o quizás incluso antes del lanzamiento. Mientras todos los mineros permanezcan en la nave, viajen juntos al nuevo sistema estelar, mientras todos esten minando continuamente, la cadena de bloques, como una brasa en un paquete de fuego, sobrevivirá al largo y frío viaje a través del espacio interestelar.

Durante miles de años, la colonia crecerá, asentándose en otros planetas del remoto sistema estelar, lanzando cadenas de bloques planetarias adicionales. Un día habrá suficiente demanda en la colonia remota para lanzar su propia cadena de bloques Tipo II. Recibir bloques génesis de colonias humanas alrededor de otras estrellas hará que los humanos en órbita alrededor del Sol sientan el mismo feroz orgullo que los padres sienten al ver crecer a sus hijos.

El Ciclo se Hace mas Grande

A medida que la humanidad crece de una civilización Tipo II a una Tipo III, el ciclo virtuoso se repetirá en una escala aún mayor.

Las cadenas de bloques de tipo I tienen horizontes de hash a escala planetaria y tiempos de bloque de solo unos minutos. Como Bitcoin y Muskcoin, pero otros planetas o colonias en nuestro sistema solar (¡u otros!) también pueden albergar cadenas de bloques Tipo I.
Las cadenas de bloques Tipo II tienen horizontes de hash del tamaño de un sistema solar y tiempos de bloque de muchos días. Solcoin rodea nuestro sol y se extiende a través de nuestro sistema solar. Otras estrellas en nuestra galaxia, la Vía Láctea, pueden tener sus propias cadenas de bloques Tipo II.
Las cadenas de bloques Tipo III tienen horizontes de hash de la escala de una galaxia y tiempos de bloque de millones de años. Las cadenas de bloques de tipo III se destacan alrededor de nuestra galaxia, la Vía Láctea, así como de las galaxias vecinas de nuestro cúmulo galáctico, como Andrómeda o Triangulum. Las galaxias en otros cúmulos galácticos también pueden albergar cadenas de bloques Tipo III (no se muestra en la imagen).

Las grandes cadenas tienen pequeñas cadenas dentro de sus horizontes de hash,
Y las cadenas pequeñas tienen cadenas aun mas pequeñas, y así ad infinitum.

HYMENOPTERA, LA CADENA DE PARADOJAS DE MICHAELUS DE SAYLOR (2194)

Nuestro vecindario estelar eventualmente albergará muchas cadenas de bloques Tipo II, desde Solcoin hasta Centauricoin, Siriuscoin y otras. Los humanos, aunque es posible que cada vez no se parezcan más a los humanos de hoy, que viven en la órbita de estas estrellas lejanas eventualmente buscarán crear la próxima cadena de bloques en la escala de Kardashev, una cadena de bloques galáctica Tipo III con un tiempo de bloque de miles de años, diseñada para abarcar nuestra diáspora estelar de la misma manera que Solcoin abarca nuestro sistema solar y bitcoin o Muskcoin abarcan la Tierra o Marte.

Esta cadena de bloques galáctica recolectaría la energía de los sistemas estelares inestables, los planetas rebeldes y las nubes de gases interestelares. Tendría un hashrate mayor que todo el consumo energético de civilizaciones Tipo II. Durante millones de años, lentamente acuñaría su suministro fijo de monedas, alegremente resistente a la supernova ocasional o al agujero negro rebelde.

HODL on.

Parte III: Mas Alla de la Humanidad

Hasta ahora hemos limitado nuestras especulaciones a la especie humana. Pero, habiendo llegado hasta aquí, no hay razón para que nos detengamos. En caso de que existan otras civilizaciones inteligentes en nuestra galaxia, ¿también ellas descubrirán cadenas de bloques? ¿Sus sociedades futuras se parecerán a las nuestras, organizadas en cadenas de bloques planetarias, estelares y galácticas? ¿Alguna vez interactuarán las cadenas de bloques de diferentes especies?

Si es así, ¿qué pasará con nuestros futuros humanos hiperbitcoinizados cuando detecten una transmisión extraterrestre indiscutiblemente inteligente que consiste en… encabezados de bloque?

Gracias

Muchas gracias a mis maravillosos colegas de Unchained Capital por tener la paciencia de tolerar mis especulaciones y por brindarme una plataforma a través de la cual publicarlas.

Tambien agradezco a mis amigos Brandon HudgeonsBrandon QuittemDestry SaulJoe Kelly, y Taylor Pearson, todos los cuales proporcionaron comentarios extensos y valiosos sobre los primeros borradores. Agradecimientos especiales a Martin Grogono, que embellece todo lo que toca, y a Phil Geiger, cuyo entusiasmo es el segundo recurso infinito del universo.

Este articulo fue escrito por Dhruv Bansal y publicado en Unchained Capital.

Traducido por Bitcoinfreiheit.


Publicado

en

por

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparte este Articulo!!!

Si encuentras valor en el articulo, compartelo con tus amigos.