Bitcoin versus Oro [The Bitcoin Times]

“Una comparación real entre el oro y bitcoin es comparar su capacidad relativa para aliviar la incertidumbre”

La definición de la palabra “dinero” se ha reducido a una pregunta empírica circular de “¿qué usa la gente como dinero?”. La subjetividad de las respuestas ha dado lugar a taxonomías y espectros enteros de “monetarización”. En lugar de entregar completamente el término al subjetivismo, los economistas han desarrollado criterios objetivos para evaluar lo que la gente utiliza como dinero, como la liquidez, vendibilidad o la comerciabilidad. Este enfoque consecuencial puede resumirse así: el dinero es cualquier bien que se emplea actualmente para la satisfacción más instantánea de la más amplia gama de necesidades posibles.

Esta definición podría resumirse aún más como “depende”, ya que el “Bien Cualquiera” cambia dependiendo de dónde y cuándo se realice la evaluación. Esto es especialmente problemático cuando la pregunta es “¿cuál será el bien más líquido en el futuro?” o “¿el Bien Cualquier acabará superando a cualquier otro en el proceso de mercado de acumulación de liquidez?”. Son preguntas emprendedoras, sujetas a error, pero la definición consecuencialista del dinero no proporciona ni siquiera un marco para responderlas. Acabamos con la tautología de “si el Bien Cualquiera se convierte en el más líquido, será dinero”, planteando únicamente la pregunta de “¿qué propiedades o acciones humanas harán que acumule liquidez?”.

Existe una alternativa a la definición consecuencialista anterior. La definición deontológica del dinero. Comienza planteando la pregunta más controvertida de la economía: “¿cuál es la utilidad de guardar dinero?”.

Las respuestas suelen ser de dos categorías: el dinero tiene una utilidad nula o negativa hasta que se gasta o el dinero tiene una utilidad positiva hasta que se gasta. La primera categoría es fácil de refutar: si guardar dinero careciera de utilidad, la gente no lo haría. La segunda categoría requiere una mayor aclaración.

¿Cuál es la Utilidad Positiva de Guardar Dinero?

La utilidad positiva más obvia de poseer dinero, quizá la más familiar para los poseedores de Bitcoin, es el rendimiento “real” de esperar un aumento del poder adquisitivo general de la unidad monetaria poseída. Esta no puede ser la única utilidad de poseer dinero, de lo contrario no habría nadie dispuesto a poseer dinero fiat que promete un rendimiento especulativo negativo.

Otra utilidad positiva de poseer dinero es la comodidad práctica de tener efectivo en la cartera o en la caja de tu negocio. Esta utilidad también parece insuficiente, ya que las tarjetas de crédito han demostrado ser a menudo más convenientes para los consumidores y los comerciantes que los billetes de papel.

La utilidad fundamental de poseer dinero es la vía negativa: que no se posee un bien de consumo o un bien de producción. Esta abstención tiene una utilidad dividida en dos partes: una es la posibilidad de intercambiar por un bien de consumo o de producción en el futuro (“medio de intercambio”) y la otra utilidad es la menor incertidumbre intrínseca a la posesión del activo monetario en comparación con la posesión de un bien de consumo o de producción (“reserva de valor”).

Estas dos utilidades de poseer dinero son prospectivas y especulativas, y por tanto están sujetas a error del emprendedor. Tal vez un futuro socio comercial quiera realmente hacer un trueque, o tal vez el activo monetario sufra una incertidumbre que preserve un bien de producción. Además, la reducción anticipada de la incertidumbre es inherentemente subjetiva, ya que cada individuo tiene su psicología particular y su conjunto de circunstancias. Por definición, la incertidumbre es impredecible e incalculable, por lo que no existe una estimación “correcta” de la cantidad de dinero que alguien debería tener.

Lamentablemente, la utilidad del medio de intercambio es la misma tautología que identificamos en la introducción, por lo que nos queda una utilidad distinta no circular de un activo monetario: tener menos incertidumbre asociada a la posesión del activo. Puesto que no se puede tener un activo sin recibirlo primero, y no se puede recibir sin que otro lo envíe, las incertidumbres relativas asociadas a la transferencia del activo son igualmente relevantes.

Minimizar la incertidumbre relativa es la utilidad más importante de un activo monetario porque la gente confía en los fondos disponibles para cubrirse contra la más amplia gama de incertidumbres futuras. Dada la volatilidad del tipo de cambio de Bitcoin, merece la pena señalar que la cobertura contra el riesgo de precio puede hacerse con un (auto)seguro, mientras que, por definición, la incertidumbre no es asegurable porque no tiene probabilidades cuantificables. Desde el punto de vista de la minimización de la incertidumbre, la rúbrica por la que juzgamos qué activo es el más adecuado para ser utilizado como dinero no se solapa con nuestros juicios sobre los activos para el consumo o la producción.

Para ilustrar el concepto de minimización de la incertidumbre, compararemos el oro con Bitcoin. Empezaremos por cómo pueden almacenarse estos dos activos y las incertidumbres asociadas a su mera posesión.

Bitcoin versus Oro

Primero tenemos que reconocer que en el peor de los casos las claves privadas de Bitcoin tienen las mismas incertidumbres que el oro, ya que puedes grabar tu clave privada en oro pero no al contrario, no puedes almacenar oro en tu clave privada. Sin embargo, las claves privadas de Bitcoin por sí solas son inútiles sin UTXOs válidas por las que firmar, por lo que la dependencia del software, una red y la teoría de juegos del Consenso Nakamoto contribuyen a la incertidumbre de Bitcoin.

Donde Bitcoin realmente brilla a la hora de minimizar la incertidumbre en el almacenamiento es en la amplia gama de opciones de almacenamiento que ofrece a los usuarios. Una clave privada Bitcoin es sólo información, ceros y unos desmaterializados, y más prácticamente 12 o 24 palabras. Puede almacenarse en una billetera física, escribirse, sellarse, grabarse y encriptarse. En el mejor de los casos, es imposible que un atacante acceda por fuerza bruta a la clave privada y, por tanto, es inaccesible si estás muerto. Esto contrasta fuertemente con el oro, donde siempre hay un medio de acceder a los lingotes por fuerza bruta. La vulnerabilidad del oro a la incautación física llevó a su centralización en grandes bóvedas gubernamentales.

Más allá de la desmaterialización, la magia de la criptografía permite a las personas poseer las claves que les dan acceso al Bitcoin en varios lugares diferentes simultáneamente con multisig. En lugar de estar atado a un contrato que pide una firma de una clave privada, el contrato puede pedir firmas de cualquier número de claves privadas, por ejemplo, 2 de 3 o 3 de 5. Esta redundancia elimina los puntos únicos de fallo y permite la posesión multijurisdiccional de bitcoin, lo que es imposible con el oro. La criptografía de las firmas digitales y la multi-firma reducen la incertidumbre asociada a la posesión de Bitcoin mucho más allá de lo que puede lograrse con las bovedas de oro físico.

Antes de poseer bitcoin, hay que recibirlo. Aquí también, Bitcoin tiene fundamentalmente menos incertidumbre en relación con el oro. La incertidumbre con el oro es si estás recibiendo oro real o no. La verificación de polvo y pepitas de oro de tamaños extraños era demasiado costosa, por lo que surgió la acuñación de monedas. Las casas de la moneda son instalaciones de fabricación centralizadas, por lo que fueron confiscadas por los soberanos, que procedieron a degradar las monedas para obtener ingresos por señoreaje. El truco de dejar caer una moneda para obtener una confirmación auditiva no sirven para verificar las monedas de oro con 99,9% frente a las de 91,6%. Sólo un ensayo y un sonograma pueden verificar correctamente el oro. En la práctica, esto es demasiado caro, por lo que es habitual dejar el oro en la red de bóvedas certificadas por la London Bullion Market Association (LBMA), confiando en un tercero para evitar el coste de verificar cada transferencia de oro.

Por otro lado, el coste de verificar que has recibido bitcoins reales es insignificante. Basta con ejecutar el software de bitcoin que es gratuito y de código abierto. También es altamente escalable, el coste marginal de verificar una transacción adicional es imperceptible, independientemente del valor del bitcoin recibido. Además, el nivel de minimización de la incertidumbre que se consigue es mucho mayor que la verificación en oro, ya que no sólo estás verificando que has recibido bitcoin, sino que también estás verificando el suministro total de bitcoin, lo que te da la tranquilidad de que posees un porcentaje fijo de los 21 millones de bitcoins. No necesitas depender de un tercero para que te diga que poseas bitcoins reales, ni su proporción del total: es barato y fácil hacerlo todo por ti mismo.

Los parámetros del consenso de Bitcoin, las reglas del protocolo, también están optimizados para minimizar la incertidumbre. Las restricciones de uso de recursos, como el límite de tamaño de bloque y el límite de operaciones de firmas, ponen un límite al incremento del coste para sincronizar un nuevo nodo y mantener uno antiguo en línea. El mecanismo de actualización de los contratos inteligentes de Bitcoin ha respetado la compatibilidad con versiones antiguas y nuevas, de modo que los usuarios pueden seguir utilizando una version antigua del software y sólo tienen que optar por las nuevas características según sea necesario.

En Conclusion

Bitcoin tiene bajos costes y altos beneficios de almacenamiento y verificación, así que ¿por qué tanta gente deja su bitcoin en manos de terceros?

La razón principal es la falta de familiaridad con el uso del sistema Bitcoin y las claves privadas. Conforme pase el tiempo se llegara a una mayor descentralización, a medida que la gente comprenda la facilidad con la que puede controlar su propio dinero y sufrir las consecuencias de no hacerlo.

El tiempo está del lado de Bitcoin, mientras que el tiempo revela las debilidades del oro, con la gente atrapada entre el alto coste de verificar y almacenar el oro y el alto coste de confiar en terceros.

Si quieres enviar tu oro, tienes que pagar un furgón blindado y un seguro, además de esperar semanas a que se mueva. Una vez más, es más rentable confiar en las bóvedas centralizadas y las transferencias internas entre ellas. Las comisiones por transacción de Bitcoin han sido volátiles, pero siempre han sido inferiores al coste de una taza de café. Mientras que el coste de transporte del oro se calcula como un porcentaje del valor del oro transportado, las comisiones por transacción en Bitcoin se calculan en función de la cantidad de datos que consume una transacción. Esto significa que una transacción puede estar moviendo una enorme cantidad de valor mientras paga la misma comisión que una transacción de tamaño similar que mueve una mas pequeña cantidad de valor. Además, para transferencias de poco valor se puede utilizar la red de Lightning, que cobra comisiones por enrutamiento basadas en un pequeño porcentaje del valor transferido. La incertidumbre que se experimenta al enviar Bitcoin es mucho menor que la asociada al enviar oro.

Puedes rastrear tu transacción desde tu billetera, al mempool de tu nodo, al siguiente bloque muy fácilmente y todo sin tener que confiar en terceros.

El software de código abierto de Bitcoin es escalable y actualizable, lo que permite a sus usuarios controlar de forma asequible su propio dinero, mientras que el carácter físico del oro hace que su uso sólo sea asequible para los agentes estatales que pueden subvencionar su seguridad. Esta disparidad explica por qué no hemos visto la aparición de sustitutos del dinero que no estén respaldados al 100% por bitcoin, mientras que los medios fiat se desarrollaron rápidamente para el oro y se degradaron a fiat puro. Proporcionar una solución tecnológica al problema de la banca de reserva fraccionaria es un beneficio inesperado de que Bitcoin tenga mejores propiedades que el oro.

Desde la perspectiva de un emprendedor especulativo, Bitcoin puede ser el mejor candidato para completar una trayectoria de monetización hasta convertirse en la moneda mundial. Lo vemos funcionar a través del volátil proceso del mercado a medida que humanos imperfectos lo conocen por partes, llegan a apreciar sus propiedades y ocupan su lugar en el conjunto UTXO. Esperemos que las generaciones futuras tengan menos dificultades para responder a la pregunta “¿cuál es la utilidad de poseer dinero?”

Pierre Rochard

@BitcoinPierre

Septiembre, 2022

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comparte este Articulo!!!

Si encuentras valor en el articulo, compartelo con tus amigos.

Scroll to Top